16
Oct 17

Septiembre, un llanto en silencio

La guerra nos dividió durante 36 años en Guatemala pero es la luz del amor lo que nos volvió a unir.  Esa es la frase con la que empieza la película Septiembre, un llanto en silencio, dirigida por Kenneth Müller; una peli sobre el amor paterno, sobre el amor preadolescente y sobre el amor que no debería ser.  Es una historia de amor en la adversidad.

Imagen de previsualización de YouTube

La historia parte de un hecho real.  El 5 de septiembre de 1980 una bomba estalló en un autobús del transporte colectivo extraurbano -en Guatemala- y entre otras víctimas murió una mujer que llevaba un bebé en brazos.  El bebé sobrevivió; pero quedó sordo.  En la vida real, el bebé que quedó sordo era hermano del director de la peli; y la mujer muerta es su madre.  Ha de ser un guión emocionalmente difícil de escribir.

Aunque Septiembre es una peli muy lenta para mi gusto, la historia me atrapo; en parte por las actuaciones estupendas no sólo de Constanza Andrade y de Saúl Lisazo, sino del resto del reparto.  Me atrapó porque es una buena historia. Me atrapó porque siempre es agradable ver lugares conocidos en las películas, tales como los perfiles de la zona 1, el Paraninfo de la Universidad de San Carlos, el edificio Magermans (popularmente conocido como La portaviandas), y otros. Me atrapó porque tiene muy buena fotografía. Me atrapó porque pone en evidencia una parte poco conocida de la Guatemala en la que crecí y porque pone en perspectiva lo criminales que eran los guerrilleros.

El 7 de septiembre de ese año, en la ciudad de Guatemala, se celebraría una manifestación de apoyo al gobierno en su lucha contra la guerrilla. En los días previos hubo varias bomba cuyo propósito aparente era disuadir a la gente a que participara en aquella manifestación. Por ejemplo, hubo una bomba en el aerpuerto La aurora y otra casi frente a Prensa Libre, aquel día 5. Ese día, un artefacto explosivo fue desactivado a bajo el antiguo Puente de la Penitenciaría. La embajada de los Estados Unidos de América fue ametrallada el 3 de septiembre. El día 7, dos trenes que procedían de El Rico y Zacapa debido a una bomba colocada entre Agua Caliente y la Joya. Ese era el ambiente terrorista en aquellos días.

Septiembre, por cierto, ganó el permio Netfilix de 2016.


30
Sep 17

“Cuatro lunas” y dos conversaciones

Para participar en una serie de actividades académicas, en la Escuela de Cine y Artes Visuales, el director Sergio Tovar Velarde y el productor Edgar Barrón, visitaron la Universidad Francisco Marroquín en abril de 2017.

La película Cuatro lunas es la obra más conocida de ambos cineastas y está disponible en Netflix.  Esta peli fue uno de los 14 filmes nominados por México para el Oscar a la mejor película de habla no inglesa, en 2016.

La película cuenta cuatro historias de amor, desde cuatro ópticas generacionales.  Son cuatro historias de auto-aceptación en ambientes complejos pero desde la perspectiva de un universo benevolente en el que las ideas importan y en el que -aunque son posibles las dificultades, el dolor y los fracasos- estos no son la esencia de la vida humana.  Un universo en el que es posible amar, en el que la comprensión intergeneracional es posible y uno en el que el éxito y la felicidad son lo que es de esperarse. Uno en el que el amor de la familia y el de los amigos es más importante que las aprensiones de la gente.

Los ocho protagonistas de estas cuatro historias -evocados por las cuatro fases de la luna- nos recuerdan que lo antinatural no es la felicidad, sino la infelicidad.

Esta es una conversación que tuve con Sergio Tovar sobre la experiencia de ser director de cine y sobre lo que lo hace feliz cuando dirige. Haz clic en la foto para ver la conversación, grabada por Newmedia.

Y esta es una charla que tuve con Edgar Barrón sobre sus experiencias como productor de Cuatro lunas y acerca de por qué hace cine. Haz clic en la foto para ver la charla, también grabada por Newmedia.

Luego de la película, Sergio Tovar escribió la novela homónima y tuve la suerte de que me obsequiara un ejemplar. Como era de esperarse, la novela le permite al lector atisbar más profundamente en las cuitas de Mauricio y Oliver, Fito y Leo, Hugo y Andrés, y Joaquín y Gilberto. Pero no sólo eso, la novela se deja leer gracias a que Sergio sabe contar historias. No importa que uno ya haya visto la peli, sus historias en papel y en blanco y negro se revelan con esa intensidad que sólo los libros pueden proveer y con suficientes detalles nuevos.

Desde siempre, he preferido ver las películas antes de leer los libros por dos razones: para valorar las películas por sí mismas, sin el prejuicio de que son pocas las películas que le llegan a los libros que les dieron origen; y porque -en perjuicio de mi imaginación- las escenas y los personajes de las películas correspondan a las descripciones de los libros. Además, a mi no me afecta conocer el final, cuando puedo disfrutar del camino. Cuatro lunas en peli y en libro, se complementan perfectamente.

En la novela, Sergio explica que  originalmente consideré que este texto introductorio fuera una explicación de por qué escribí una novela basada en la película, cuando suele ser mucho más frecuente a la inversa. Luego de preguntármelo innumerables veces comprendí que mi motivación nacía del hecho de que, a mi parecer, había mucho dentro de esos personajes, más de lo que alcanzó a verse en la pantalla, y me pareció que valía la pena retomarlos.   Por la duración, por el lenguaje tan distinto, por las características propias del cine, siempre hay detalles que se quedan sin mostrar, y encontré que un libro me ofrecía una oportunidad valiosísima para explorar y expandir ese universo, y adentrarme en los antecedentes, los pensamientos y las motivaciones de cada personaje. Las historias no cambiaron, pero estoy convencido de que esta novela tienen su vida propia, independiente de la película. Fue asombroso aprender y descubrir cosas nuevas de una cinta que creía conocer a la perfección; sorprenderme con detalles que ni yo conocía de estas historias, de estas lunas. Qué maravillosa experiencia ha sido escribirlo.

La ilustración principal la tomé de Facebook; y las dos adicionales son de las conversaciones que tuve con Sergio y Edgar.


25
Sep 17

“First They Killed My Father”, buenísima peli

Piensen como revolucionarios; Todo por el Agkar; El Angkar los va a cuidar, esas son tres de las consignas que se repiten constantemente en la película First They Killed My Father.

Imagen de previsualización de YouTube

Esta peli, que de verdad te recomiendo y puedes ver en Netflix, está basada en los recuerdos de Loung Ung, una niña de 5 años que vivió los horrores de los Jemeres rojos y el Angkar (el partido comunista de Kampuchea), en Cambodia.

First They Killed My Father es una relación estremecedora de lo que ocurrer cuando se abandona la civilización y se abrazan en su totalidad y plenamente principios como el agrarismo, el anticonsumismo, el igualitarismo, el nacionalismo, el comunismo y el maoismo.  Pol Por, el dirigente de aquella tragedia inmensa, quería hacer de Cambodia un país 100% agrícola y lo que consiguió fue matar de hambre, enfermedades y plomo a unas dos millones de personas en una pesadilla de campos minados, niños soldados, odio e irracionalidad.

En la peli, los Jemeres rojos son identificados inequívocamente como destructores de cosas y de vidas, lo cual no debería sorprendernos.  En 1922, en su libro El socialismo,  Ludwig von Mises advirtió que el socialismo no es en realidad lo que pretende ser.  No es el iniciador que abre el camino a un porvenir mejor y más hermoso; es el destructor de todo lo que penosamente ha creado siglos de civilización.  No construye, sino que destruye. Si llegase a triunfar debería dársele el nombre de destruccionismo, porque es en esencia la destrucción. Eso lo vivieron los camboyanos en los años 70 y lo viven los venezolanos mientras tu lees estas líneas. Mises advierte que el destruccionismo socialista encontró su camino allanado por el arte romántico y social del siblo XIX que es una rebelión del hombre contra la razón.  Ves esta película, o cualquiera otra de ese tema, como The Killing Fields, Schindler´s List, The Boy in the Stripped Pyjamas, We the Living, o The Lives of Others, y te das cuenta de por qué

Acertadamente, dice Mises que la sociedad es obra del hombre; y que depende de los hombres que continúe desarrollándose, o que sucumba. First They Killed My Father, nos muestra qué es lo que ocurre cuando renunciamos a los principios que hacen posible la sociead -y ultimadamente la civilización-.  La peli nos llama la atención hacia la responsabilidad que tenemos contra el destruccionismo y por eso -no sólo porque técnicamente es una buena película- vale la pena verla.


03
Jul 17

“Jesus Henry Christ” y “Jongens”

Voy a recomendarte  mis dos películas favoritas en este fin de semana largo: Jesus Henry Christ y Jongens.

Mis dos frases memorables de Jesus Henry Christ son:

  • Creo que mi hijo es capaz de sacar sus propias conclusiones; frase que le dice Patricia a un cura en defensa de su hijo, Henry.
  • Abran sus ojos, gente. Han estado ciegos a la verdad demasiado tiempo. No hay conejo de pascua, ni hada de los dientes, no Santa Claus. No hay diablo. En realidad el hombre ya no ve que la mano frente a sus ojos es la suya propia; frase del manifiesto que Henry pega en las puertas de su escuela.
Imagen de previsualización de YouTube

Desde mi perspectiva, Jesus Henry Christ es una parodia exquisita de algunas de las más desatinadas modas del posmodernismo, y una del misticismo.  Es un acercamiento distinto y encantador al valor de los vínculos familiares.  Eso sí, con un humor negro -del bueno- que no es para todos.  Si Wednesday Addams no te parecía encantadora, esta peli no es para ti.

En resumen: Henry James Herman es un niño genio que tiene la capacidad de recordar todo lo que ha vivido, escuchado y leído. Ese hecho, sin conexión alguna con la película, me hizo recordar a Funes el memorioso, de Jorge Luis Borges. Desde que era un bebé Henry mostró signos de inteligencia notable, la cual complicó su permanencia en todos los centros de estudios a los que fue inscrito. La historia de su familia está marcada por las muertes dramáticas y sorprendentes, así como por la ausencia de algunos de sus miembros. A Henry, su madre (que es una activista de izquierda) le ha ocultado el verdadero origen de su existencia: él fue concebido en un tubo de ensayo. Cuando su abuelo le revela su origen, Henry decide ir en busca de su padre biológico y conoce a su hermana.

Mi otra peli favorita del fin de semana largo fue Jongens.

Esta es la historia de Sieger un chico de quince años de edad, que vive con su padre viudo, Theo, y su hermano, Eddy. Junto a su mejor amigo Stef, Sieger forma parte de un grupo atlético y gana un torneo de carrera para así pasar a una nueva instancia. Sieger y Stef junto a Tom y Marc, son elegidos para representar el equipo en una carrera nacional del campeonato.  En este contexto Sieger empieza su proceso de maduración y descubre el amor.

Esta también es una historia acerca del valor de los vínculos familiares; especialmente durante la adolescencia.  Jongens es una aproximación serena y racional -de esas que sólo son posibles desde la óptica de un universo benevolente– a problemas propios de la rebelión y la inseguridad de la adolescencia.  Un universo en el que los padres no son enemigos de los hijos y los hijos no son enemigos de los padres.  Uno en el que sin dejar de ser autoridad y guías, los padres pueden ser amigos.  Uno en el que es posible explorar y equivocarse sin drama.  Uno en el que las dificultades -aunque inevitables- no arrastran al fracaso y al resentimiento.

Si tuviera que describir esta peli con una sola palabra diría que es conmovedora.


18
Jun 17

“El fin del sueño americano” y “Luz de luna”

Las dos pelis de la semana -de hecho de la semana pasada, pero hasta hoy me dio por escribir de ellas- son: El fin del sueño americano y Luz de luna.  Ambas muy recomendables.

Imagen de previsualización de YouTube

El fin del sueño americano, es una meditación acerca de los Estados Unidos de América en los años 60; una sociedad atormentada por la guerra de Vietnam, los bochinches de origen racial…y la mala filosofía.  Imagina que encuentras en el cuarto de tu hija un letrero que dice: Estamos contra todo lo que es bueno y decente… Vamos a saquear, a quemar y a destruir. Somos la incubación de las pesadillas de tus madres.

La frase no sólo se refiere a lo que es bueno y decente desde la perspectiva del beaterio y de la gazmoñería que hay que sacudir fuerte con frecuencia. Sino a lo que es bueno y decente en un universo benevolente donde la bondad y la belleza son posibles, donde es posible florecer y donde la búsqueda de la felicidad no es una quimera.

(¡Aguas!, este párrafo puede ser un destripe.) Imagínate que tu hija comete actos de terrorismo -en los que son asesinadas personas-  y se une a una secta en la que se considera que lavarse los dientes es una agresión contra la naturaleza y en la que se piensa que bañarse daña el agua (fin del posible destripe).

La peli no fue bien recibida por la crítica; pero que eso no te impida verla. Hay suficiente material ahí para meditar acerca algunas de las ideas prevalecientes en el siglo XXI y sobre qué es lo que lleva a decenas de miles de individuos a darle la espalda a la racionalidad. Ayer, por ejemplo, me enteré de que un grupo de ecoterroristas asesinó a una jóven mexicana y a otras tres personas.

Imagen de previsualización de YouTube

La segunda peli que te recomiendo es Luz de luna, ganadora de un Oscar a la mejor película.  Merecidamente ganadora de aquella presea.

Es una aproximación diferente, ingeniosa, creativa y conmovedora a la vida de un niño gay y negro en un ambiente hostil.  Una aproximación al bullying y a la importancia del carácter de las personas.  A lo largo de su trama se encuentra uno con personajes entrañables y sorprendentes.  Esta es otra película que sólo es posible en un universo benevolente donde hay gente buena y decente; donde es posible aprender de los errores y superarlos.  Donde son posibles el amor y el cariño en distintos planos de la vida y de las relaciones que acompañan nuestras vidas.

Me costó un poco pasar de los primeros minutos; pero si te ocurre eso no te desanimes. Esta es una peli inteligente que merece tu atención y que me gustó muchísimo.


23
May 17

Roger Moore y los impuestos

El actor británico Roger Moore -que visitó Guatemala en 1991- falleció hoy. Para mí, Roger Moore era Ivanhoe; Simón Templar, en El santo; Brett Sinclair, en The Persuaders!; y por supuesto, James Bond. El vídeo es de The Alaskans. Cuando estuvo aquí fue entrevistado por José Eduardo Valdizán, en Teleprensa.

Imagen de previsualización de YouTube

En 1978 Roger Moore salió del Reino Unido debido a que aquel país se había convertido en un infierno fiscal.  Vivió en Suiza y en Mónaco, de donde fue embajador.  Moore no ocultaba su actitud hacia los impuestos, y decia que en los años 70 él había sido instado por sus “contadores, agentes y abogados” en el sentido de que mudarse al extranjero era esencial porque “usted nunca podría ahorrar bastante como para asegurarse de que tendría algún tipo de sustento si no trabajara, “como resultado de las tasas impositivas punitivas”.


11
May 17

“El soborno del cielo”, peli recomendable

¿Qué pasaría si el cura del pueblo ordenara la exhumación de un ser querido tuyo y mandara su expulsión del cementerio? ¿Qué pasaría si te negaras porque eres el propietario del mausoleo donde está tu pariente? ¿Qué pasaría si, para forzarte, el cura se negara a realizar bautizos, bodas y unciones de enfermos en tu pueblo?

Imagen de previsualización de YouTube

El soborno del cielo se basa en hechos reales ocurridos en un pueblo colombiano; en el contexto de un concordato con el Vaticano por medio del cual la iglesia católica tenía el control de muchos actos civiles en la vida de la gente.

En tono de comedia, esta peli de Lisandro Duque invita a pensar; tiene meditaciones geniales sobre la vida social y sobre las relaciones de poder.  Y la actuación de Germán Jaramillo, en el papel del cura, es magistral. Está en Netflix, claro.


30
Ene 17

Adiós a John Hurt

Imagen de previsualización de YouTube

A ratos y desde hace días estoy leyendo la novela Yo, Claudio -de Robert Graves- y resulta que Calígula, en la serie de televisión de los años 70 basada en ese libro, era John Hurt que falleció el 25 de enero pasado.

John Hurt también participó en The Midnight Express, una película que acabo de recomendarles a un grupo de estudiantes y que me impresionó muchísimo cuando estaba en Quinto de bachillerato.  Hurt fue el canciller Adam Sutler en V for Vendetta que es una de mis películas favoritas.  También fue El hombre elefante.

John Hurt fue un actor de gran talla y lamento mucho que halla fallecido.


27
Ene 17

En memoria de las víctimas del Holocausto

holocausto-judio

Hoy recordamos a las víctimas del Holocausto o Shoah.

Como en años anteriores te recomiendo una serie de películas y te invito a meditar sobre los horrores del colectivismo, del totalitarismo y del nacionalismo.

Bent

El niño de la pijama a rayas

La vita e bella

Sarah´s Key

Schindler´s list

The Pianist

La foto la tomé de aquí.


25
Ene 17

Adiós a Mary Tyler Moore

Imagen de previsualización de YouTube

Mary Tyler Moore me impresionó cuando hizo hizo el papel de Beth en Ordinary People, una peli… y un libro que me conmovieron mucho en los años 80.  Mary murió hoy y es una pena.  En Ordinary People actuó magistralmente junto a Donald Sutherland y Timothy Hutton.

Tal vez debería recordarla por su rol en El show de Dick van Dyke, una serie que era muy popular cuando yo era niño y que pasaba en la televisión al medio día, o pasado el medio día.  Unos años más tarde sin duda la vi en Surfside 6, una serie que yo veía los sábados en la tarde (según recuerdo ahora). Pero lo cierto es que, para mi, Mary, es Beth.

También fue famosa por El show de Mary Tyler Moorepero ese nunca lo vi.  No se si porque en los 80 la televisión nacional era deplorable, a causa del control del tipo de cambio; o si es porque no me llamó la atención.

De cualquier manera, Mary Tyler Moore fue una de las grandes del cine y la televisión;  y es una pena decirle adiós.