05
Mar 12

Regístro de teléfonos móviles fracasó en México

El Registro Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil fue un fracaso en México; y si tu eres de los que apoya un registro de móviles en Guatemala, seguramente querrás enterarte al respecto…digo, para que no te agarren de ingenuo.

Con la cancelación del RENAUT se deroga la obligación, de los concesionarios de redes públicas de telecomunicaciones de llevar un registro y control separado de sus usuarios en todas las modalidades. Los usuarios de telefonía móvil no tendrán que presentar su credencial de votar emitida por el IFE, la CURP, pasaporte, o constancia de domicilio oficial. También fue eliminado el plazo de un año que se otorga a los concesionarios para cumplir con las obligaciones del registro y control de los usuarios de telefonía móvil, establecidos en el Registro. Y desapareció la obligación de los concesionarios de cancelar en forma inmediata las líneas de telefonía móvil que no hayan sido registradas por usuarios, y la Secretaría de Gobernación deberá informar al Congreso del uso de los datos contenidos en el RENAUT.

Con respecto a los datos de los usuarios, recabados por el Registro, hay un clavo. Ante la decisión de cancelar el RENAUT, el Instituto Federal de Acceso a la Información y Protección de Datos, en su carácter de órgano garante del derecho a la protección de datos personales, consideró fundamental su cancelación. El IFAI solicitó que la información personal recabada a usuarios de telefonía móvil sea cancelada, en virtud de que la finalidad para la que fue obtenida ya no subsiste. La cancelación de datos personales da lugar a un periodo de bloqueo, tras el cual se procederá a la supresión del dato. Mientras que el proceso de cancelación concluye con la supresión de los datos, los responsables deberán implementar medidas de seguridad suficientes para la protección de datos personales que fueron recabados con motivo del Renaut.

Gracias a mi amigo, Jorge, por la pista.


13
Feb 12

¡Ya hay 20.7 millones de teléfonos móviles!


Gracias a un marco regulatorio audaz que no estableció monopolios, ni privilegios; y que establece prácticamente derechos de propiedad, los chapines gozamos de teléfonos móviles baratos y de buena calidad, como casi nadie.  ¡Ya hay 20.7 millones de esos aparatos en manos de los chapines, que somos como 12 millones!  Hasta los más pobres tienen teléfonos móviles.

Los que quieren restarle merito a aquel marco regulatorio liberal, y a la importancia de las instituciones, dicen que esto es por la tecnología y no por la ley; empero…si así fuera, en Costa Rica, donde el marco regulatorio no cambió, las cosas hubieran seguido el mismo curso que en Guatemala.  ¡Porque la tecnología ya estaba disponible!  Sin embargo, los ticos siguieron atados al monopolio estatal de las telecomunicaciones y no es, sino hasta hace poco, que pueden recibir mejores servicios de telefonía.

Aaaaaaaaaaaah, ¿cómo hacemos para aprender de esta lección?


15
Dic 11

Alerta en la ley de telecomunicaciones

Aunque la propuesta de aumentar de 20 a 25 años el período de los usufructos en las frecuencias radioeléctricas es positiva, no está de más tener los ojos abiertos cuando se discute la ley de telecomunicaciones.

La ampliación del período es positiva porque aumenta en 5 años la certidumbre para los inversionistas y les permite una planificación de más largo plazo. Importantísima en cualquier emprendimiento; sobre todo en un campo en el que la tecnología avanza a pasos agigantados.

Guatemala, además, tiene una ley ejemplar en ese campo, misma que es estudiada y discutida a nivel mundial. Algo que, muy lamentablemente, no ocurre muy seguido. En el campo de la telefonía y gracias a esa ley en Guatemala no hubo un monopolio, como lo hubo en otros países. Gracias a esa ley hay tres empresas (y hubo 4) compitiendo por el favor de los consumidores; y compiten con precios y servicios.  En el campo labora, miles y miles de personas tiene empleo y una vida buena gracias a emprendimientos y negocios fueron posibles sólo gracias a la legislación como está.

En el campo de la radio y la televisión todavía no se ha desfacido el entuerto que se hizo cuando las frecuencias eran entregadas a dedo, de acuerdo con el arbitrio de las autoridades políticas de turno. Y esa es una buenísima razón para evitar, a toda cosa, volver a ese sistema. Opino que es mejor que los actores en el mercado resuelvan ese asunto, aunque lleve tiempo, que volver a las viejas prácticas dispensadoras de privilegios.


13
Oct 11

¡Ya funciona mi BB, todo el orbe cante!

Después de haber pasado como tres días en calidad de Black Bean, mi BB ya funciona bien. ¡Todo el orbe cante!

Durante el apagón, el servicio de Blackberry fue objeto de numerosas bromas y bueno…espero que ya todo haya pasado.


03
Oct 11

Tenemos móviles no por la tecnología, sino por la libertad

Entre algunos observadores y analistas -generalmente desde una perspectiva colectivista- prevalece el criterio de que el hecho de que los teléfonos móviles sean baratos y que hasta los más pobres tengan el suyo, no se debe al marco regulatorio liberal que hay en Guatemala, sino a la tecnología.
.
Pero ahí está que no.  La misma tecnológía que estaba disponible para los chapines en el siglo pasado, estaba disponible para los ticos al mismo tiempo;  pero mientras que en Guatemala los chapines liberalizaron el mercado y no vendieron un monopolio; los ticos se aferraron a las viejas prácticas estatistas y monopólicas.  Y el resultado es que en Guatemala ¿quién no tiene móvil? Además de que cuatro empresas diferentes compitieron por consumidores, ofreciéndoles precios y servicios atractivos. En Costa Rica, en cambio, con todo y tecnología; pero con el lastre de regulaciones estatistas, hasta ahora es que los ticos podrán experimentar la competencia entre Claro y Movistar.
.
La verdad es que no fue la tecnología, sino un marco regulatorio liberal lo que hace la diferencia y  facilita que hasta los mendigos tengan teléfonos en Guatemala.

24
Sep 11

¿Todavía sirven los teléfonos de discado?

Este teléfono de discado lo encontró mi cuate José Raúl en el Teatro Nacional.  Y yo me pregunto si todavía sirven los teléfonos de discado.

Supongo que muchos lectores nunca vieron uno, y nunca usaron uno.  ¡Cómo hemos avanzado, desde aquellos aparatos que no daban línea, y que había que obtener luego de años de espera y de quién sabe cuántas mordidas, hasta ahora que ¿quién no tiene un móvil al cinto?!


22
Abr 11

Un niño y su teléfono en la procesión

Me cayó en mucha gracia este niño que, anoche, tomaba fotos de la procesión de Candelaria con el teléfono de su papá.  Encaramado en los hombros de su padre, el niño estuvo tomando fotos con el móvil hasta que botó el aparato; y pensé que, cuando yo era pequeño, ¿por cuánto me daban la cámara de fotos para que la estuviera manipulando, a esa edad?


17
Feb 11

La lección de Egipto y el control de la telefonía

Las supuestas autoridades de seguridad ciudadana son incapaces de controlar el robo de teléfonos móviles; y se estima que hay unas 300 denuncias de este tipo de robos, ¡cada día!, en el Minsterio Público. Entre 15 y 20 mil móviles robados se venden bajo las narices de la policía en lugares públicos y conocidos.  Muchos de los robos también ocurren en lugares plenamente identificados, a la luz del día y a la vista de todos.

Sin embargo, ¿qué es lo que  se les ocurre a las autoridades para controlar aquellos robos y aquel comercio ilegal?  Un registro único de teléfonos que, aunque sirvera para disminuir los robos, sin duda también tendría una utilidad política invaluable.   Para el control de la prensa independiente, de la oposición y de la población en general (a la luz de fenómenos como el de Egipto), una ley que les permitiera a los políticos socialdemócratas el control de las comunicaciones por la vía móvil, no tiene precio.

Las libertades no se pierden de golpe; sino que se pierden así por poquitos y generalmente porque la gente está asustada.

…y por si fuera poco, el registro -para combatir los robos- ¡Ya fracasó en Mexico! como nos cuenta el lector Guillermo.

La nota, aunque con un gazapo, fue publicada por El Periódico.


17
Nov 10

Robo de teléfonos y responsabilidad

Hay pues una alianza estratégica tácita entre las empresas telefónicas y los rateritos que merodean por todas las calles y semáforos, escribió hoy Virgilio Alvarez, en alusión al hecho de que que aquellas no se interesan por proteger a sus clientes, y el flasheo de teléfonos móviles robados no sólo es posible, sino que es algo muy fácil de hacer.  Por cierto que en lo que va de 2010 han sido registrados 29,479 robos de teléfonos móviles; y no está de más anotar que en Guatemala hay unas 17 millones 571 mil 895 líneas registradas.  ¡Hasta los más pobres entre los pobres tienen teléfono móvil aquí!

Si el razonamiento de Virgilio fuera llevado hasta sus últimas consecuencias, pareciera que conduce hacia la posibilidad de que los vendedores de autos tendrían alguna responsabilidad en los atropellamientos y los vendedores de cuchillos tendrían alguna responsabilidad en los asesinatos con armas blancas, para citar dos ejemplos  Empero, hay un punto en el cual el columnista tiene razón: Cuando un vendedor de autos vende uno, se desvincula totalmente de las acciones del conductor.  Auto y conductor, en cuanto a la acción de conducir, quedan totalmente desvinculados del vendedor.  E igual cosa ocurre con el vendedor de cuchillos.

Con el de telefonía es distinto porque el usuario -legal, o ilegal- necesita del proveedor para tener servicio.  Nunca se desvinculan el que provee el servicio del que lo compra.  De hecho, la relación entre el proveedor de servicio y el usuario es una relación continuada.  El caso se parece, un poco, al de los constructores de carreteras, que deberían ser responsables de lo malo que ocurra porque las vías que han hecho, han sido hechas de forma defectuosa.

En este sentido, una parte de la opinión pública está clamando porque haya una ley que obligue a las telefónicas a  actuar responsablemente; pero yo creo que esta es una falsa solución;. Falsa porque ya hay una ley; y porque ya sabemos que con leyes, reglamentos y normativas no se arreglan las cosas.  Una ley más dura, intrusiva, tampoco ofrecería consuelo.  No, porque la impunidad sigue siendo la norma general.  Al final de cuentas el robo de celulares es un delito, es criminal, es delicta mala in se; pero la venta de aparatos y de servicios, no.

¿Qué les queda a las telefónicas? Definitivamente no es su responsabilidad lo que se haga con los aparatos y con el servicio que venden; pero…así de buena onda, bien podrían contribuir a hacerles más difícil la vida a los ladrones.  Nadie tiene derecho a exigirles que lo hagan; pero…así de buena onda, podrían actuar como miembros responsables de una sociedad que está siendo atacada por la delincuencia impune y por la ineptitud de las autoridades, y obstaculizar a los delincuentes.

Posiblemente, además, quizás no se hayan dado cuenta de que opera contra sus intereses y contra los de sus clientes legítimos, animar un estado de cosas en el que los grupos de presión demanden una legislación opresiva e intrusiva sobre la telefonía.


06
Sep 10

La libertad beneficia a los pobres

Hace ratos, y ojalá me acordara de en dónde, leí que el hecho de que en Guatemala hasta los más pobres entre los pobres tengan teléfonos móviles, no se debió a la desregulación y a la libertad; sino a la tecnología. Creo que la opinión en cuestión buscaba restarle valor causal a la liberalización de la telefonía. Pero hoy, que leo que la telefonía móvil crecerá en Costa Rica, ahora que ese mercado será liberado, se confirma que los pobres sólo se benefician de la tecnología si hay libertad.

¿Por qué? Pues porque la misma tecnología que estaba disponible para los chapines, estuvo siempre disponible para los ticos; empero, como allá el mercado era monopólico, coercitivo y cerrado, la gente no tenía acceso a ella. Según un estudio, actualmente la penetración de móviles en Costa Rica es de 50%; pero dentro de 5 años y como consecuencia de la liberalización, aquella legará a 136% con lo que se pondrá al nivel de otros países más avanzados.
Costa Rica está a punto de acabar con monopolio que, desde hace 60 años, tenía a los ticos al margen.