23
Jun 13

¡Empezó la temporada de hongos!

130622_hongos

¡Yupi, empezó la temporada de hongos! Ayer me topé con estas bellezas mientras paseaba por ahí, y la semana pasada vi hongos de San Juan en el Mercado Central de la ciudad de Guatemala.  ¡Pronto se verán anacates en las calles y en los mercados!  No te prives del placer de probarlos y disfrutarlos.  Tanto los anacates como los sanjuanes son goces maravillosos.

Los de la foto no creo que sean comestibles, pero ¡son tan lindos!  Y a mi me da mucho gusto encontrarme con hongos cuando voy de paseo.  Pienso en ellos como pequeños y efímeros obsequios de la naturaleza.


15
Oct 12

Anacates para celebrar la música y la vida

La temporada de anacates está llegando a su fin; y el sábado, luego de ver a Dulcamara comer spaghetti en L´elisir d´amore ¿qué más apropiado que comer spaghetti con aquellos hongos deliciosos?  Acompañados por un vino blanco de Orvieto y de buena música…en la mejor compañía.

Octubre, además, es la recta final de la temporada de anacates.  Conforme las lluvias vayan haciéndose escasas, también irán desapareciendo estos hongos del mercado.

Ayer los preparamos con buena crema y queso parmesano abundante, sazonados con un toque de cebolla, sal, pimienta y vino de Jeréz.  Una buena forma de celebrar la música y de celebrar la vida.


20
Ago 12

Riquísimos frijoles colorados con anacates


Este es uno de mis platos favoritos de la temporada: frijoles colorados con anacates; servidos sobre arroz y acompañados con una cucharada de crema y algo de chile.

A mí, los frijoles colorados me gustan con costillas ahumadas, o con chorizos, y una vez los hice con pavo ahumado; pero esta es mi receta favorita y los anacates se lucen con su textura y su sabor. Ciertamente que elevan a los frijoles a una dimensión distinta.

Cueces los frijoles con sal, cebolla y un toquecito de ajo. Preparas un recado de tomate y cebolla con aceite de oliva y sal. Y aparte cueces los anacates con sal y pimienta. Licúas el recado y se lo mezclas a los frijoles con los anacates…y ya. Los dejas cocer lentamente por un rato pa`que suelten.


29
Jun 12

El volcán de Pacaya y un hongo de San Juan

Me encanta esta foto, el volcán de Payaca al fondo; y en primer plano un delicioso e impresionante hongo de San Juan o Amanita cesarea.  Mi mano sostiene esa belleza que, además de hermoso es delicioso.


25
Jun 12

Deliciosos y hermosos hongos de San Juan

Como todos los años, desde hace varios años, el último domingo de junio es día de ir a San Juan Sacatepequez a por hongos de San Juan, oronjas, q’atzuyes, q’antzuhs o kantzus.  Estas Amanita cesarea eran  valoradas y degustadas por los césares, en Roma; por los mayas, y por los que tenemos la dicha de conocerlas.

Salimos temprano, con un grupo de amigos, y a las 8:30 a.m. ya estábamos en el parque de la población, en donde se juntan las vendedoras de hongos.  La gente en San Juan siempre es muy amable, y tengo la impresión de que a las vendedoras les causa gracia la forma en la que mis amigos y yo nos emocionamos con los hongos. Conseguimos buenos hongos, aunque este año sólo trajimos sanjuanes y xaras anaranjadas.

En el mercado había otras delicadezas de la cocina popular chapina, como armadillos e iguanas asadas, mojarras, camarones secos, y distintos dulces de frutas, así como tamalitos de elote cuyo aroma me gusta muchísimo.

En casa, normalmente preparamos los sanjuanes sólo cocidos en agua y aderezados son sal y pimienta, para disfrutar su sabor delicado y digno de césares y reyes como Ah Kakaw.  Empero, esta vez los rodajamos y los freímos en aceite de oliva con tallo de cebolla picado finamente, para comerlos sobre pan francés de horno de leña.  Las xaras las comemos asadas, con sal y gotitas de naranja agria.

En mi casa los hongos siempre han sido muy apreciados.  Cuando era niño los anacates eran los favoritos y era una gran ocasión cuando estaban en temporada.  Se los comía con mantequilla, cebolla y perejil; o bien, en frijoles colorados.  Mí tía Adelita, en Panajachel, gustaba mucho de los hongos de San Juan.

Aaaaaah, como celebro estas delicias.


26
Jun 11

Hoy fue día de hongos en San Juan Sacatepequez

Hoy fue día de ir a “cazar” hongos a San Juan Sacatepequez, localidad cercana a la ciudad de Guatemala, famosa por sus hongos, sus zompopos de mayo y la belleza inconfundible de sus huipiles.

Salimos temprano, con un grupo de amigos, y a las 9:00 a.m. ya estábamos en el parque de la población, en donde se juntan las vendedoras de hongos.  La gente en San Juan siempre es muy amable, y yo tengo la impresión de que a las vendedoras les causa gracia la forma en la que mis amigos y yo nos emocionamos con los hongos. Sin embargo, fue decepcionante ver que este año no había abundancia de hongos de San Juan, como en otros años.  Conseguimos xaras azules y anaranjadas, anacates, pancitas, narices de cerdo y narices de lobo; pero yo logré comprar una sóla “medida” de los codiciados hongos de San Juan.

También conseguimos abundantes zompopos de mayo (que el año pasado no había) y fuimos a visitar la morería de don Esteben Suruy. Además nos encontramos con el famoso arqueólogo y fotógrafo Nicholas Helmuth.

De vuelta a casa preparamos los hongos de San Juan sólo cocidos con un poco de sal y pimienta para apreciar -en su totalidad- su sabor y su textura característicos.  Los anacates los hicimos con mantequilla, cebolla, perejil y jerez.  Las xaras las asamos y aderezamos con limón y sal para comer con tortillas y las pancitas las hicimos con aceite de oliva, mantequilla y tomillo.

¡Tutti contenti!


25
Ago 10

Spaghetti con anacates para el almuerzo

Ayer me di gusto para el almuerzo con un buen plato de spaghetti con anacates; y en esta temporada hay que aprovecharlos.

Si los compra en la calle hay que hacerlo temprano, en la mañana, para que no estén asoleados. Ultimamente he visto que en el mercado de la Villa de Guadalupe los tienen muy frescos y hermosos. Al prepararlos hay que tener cuidado de conservar su sabor delicado; algunas personas les ponen ajo, ¡y hasta mucho ajo!, y hace poco vi una receta, en un diario, que incluso llevaba salsa soya. Algo así mata el sabor primordial de estos hongos magníficos.

A mí me gusta hacerlos con mantequilla, un toque de cebolla picada, algo de perejil, sal y pimienta negra y un chorrito de Jerez, casi imperceptible, y luego ligeramente espesado con maizena. Ya sea sobre pan, como bocas; o con spaghetti, quedan deliciosos.

Los disfruto mucho desde que era niño, por su color, su textura y la resistencia que ofrecen, y por su sabor inconfundible.

21
Jun 10

Fiesta de hongos

[sthumbs=50|65|60|59|58|57|52|51|49|48|62|63|61|56|55|54|53|47,144,4,n,center,]
Coincide, con la fiesta del santo patrono, la temporada de hongos en San Juan Sacatepequez. Si uno llega temprano y se estaciona fuera de la población, cuando uno llega a la Plaza Central es recompensado con una variedad de hongos frescos. Sin embargo, no son cualesquiera hongos. Los más buscados son los hongos de San Juan o amanita caesarea, que son abundantes y las pancitas, que son muy, pero muy escasas. También se hallan xaras, que son azules; y unos parientes suyos que son anaranjados; así como anacates y otras variedades que desconozco.
En tiempos del imperio romano se consideraba a la amanita caesarea como la reina de las setas (descontando a la trufa); pero las pancitas y los anacates no se quedan atrás.
Con los cuates conseguimos una buena dotación y las preparamos en casa. Los sanjuanes me gusta comerlos sólo cocidos en agua y con sal, y luego sazonados con pimienta. Las pancitas las hicimos con mantequilla, cebolla y perejil; y las xaras y sus parientes anaranjados (que son mejores asados al carbón) los preparamos con mantequilla, cebolla y un toque casi imperceptible de romero.
Para añadir un toque distinto los acompañamos con arroz con camaroncillos secos.

23
May 10

Xaras desde mi ventana

Las xaras que viven en el terreno que hay al lado de mi casa, ayer estuvieron particularmente visibles. Lucieron sus hermosos y elegantes plumajes azules mientras se desplazaban, con mucha gracia, entre árbol y árbol.

Según información del Arboretum de la Universidad Francisco Marroquín, estas aves son relativamente grandes. El dorso y sus alas son azules, en tanto que su cabeza y su pecho son negros y su iris es amarillo. El plumaje de su cabeza puede ser erizado para formar una cresta moñuda, y de ahí su nombre: xara moñuda o xara centroamericana. Su canto se asemeja al de un loro pequeño.
Xaras se llaman, también, unos hongos azules de San Juan Sacatepequez; y un lugar estupendo para ir a descansar, en Tecpán.

29
Nov 09

Hongos para el placer de la vista

A estas criaturas del reino fungi me las encontré mientras caminaba. A mí me gustan mucho los hongos por muchísimas razones pero las principales son dos: los comestibles son deliciosos; y muchísimos de ellos son francamente bellos.