17
Sep 21

¿Qué son 60 años?

 

Si como dice el tango, veinte años no es nada; ¿qué son sesenta?  Esa es una de las preguntas que me han entretenido desde que empezó septiembre; y si tú también naciste en 1961, seguro entiendes.

Nací en el año en que Kennedy tomó posesión de la presidencia en los EE. UU. y en el del fiasco de Bahía de Cochinos. El año en que Eichmann fue condenado a muerte por crímenes contra la humanidad; y en el que médicos italianos lograron varias fecundaciones de óvulos humanos en tubos de ensayo. Ese año fue anunciado el proyecto Apolo. Fue el año en que se levantó el ominoso muro de Berlín. Nací un domingo 17 a la hora de la siesta.  Hubo eventos notables en aquel año…como en todos.

¿Sabes?, cuando pensaba en escribir estas notas celebratorias, se me ocurrió que deberían de ser de agradecimiento.  Quería hacer una lista de todas las personas que han sido importantes en mi vida; pero la hice tres veces y siempre tuve que añadir a alguien.  Abandoné el proyecto porque, ¿qué tal si la publicaba y luego me daba cuenta de que faltaba un nombre?

Entonces dispuse aprovechar este espacio para agradecer a quienes lo hacen posible. También a quienes me enseñaron a dar las gracias, a pedir por favor y me dieron la vida.  A quienes me han abierto puertas y me han sentado a sus mesas.  A quienes me han dado abrazos y me han tendido la mano cuando lo he necesitado, y a quienes me han permitido darles abrazos y ofrecerles mi mano en momentos de alegrías y de tristezas.  Gracias a quienes hacen mis días ricos.  Gracias a quienes me han tenido paciencia y me han animado.  Gracias a quienes me han honrado con su cariño, con su amistad, con su confianza, con su ternura y con su amor; y a quienes me aguantan cuando canto…o cuando ando maleado. ¡Tantas personas buenas en mi vida! ¡Tantos que se arriesgaron por mí! ¡Gracias!

Y les pido perdón a los que he decepcionado.

Pablo Picasso dijo que uno empieza a ser joven a los 60, y entonces ya es demasiado tarde; pero eso no me preocupa, porque -afortunadamente- buena parte de mi siempre ha tenido y tendrá 12.

¡Salud!, por todos los que han sido bondadosos y generosos conmigo.

Columna publicada en elPeriódico.


20
Jun 21

¿Tuviste una de estas?

 

Son vasos plásticos en forma de botas vaqueras.  ¡Bienvenidos al club de la nostalgia!

Tuve el mío ca. 1966. Fueron las sorpresas repartidas en mi cumpleaños que mis padres me celebraron en el colegio San José de la Montaña, en la Avenida Simeón Cañas..  La costumbre era que a la hora del recreo se rompía la piñata, se cantaba el Happy Birthday y se cortaba el pastes, se refaccionaba y tras la entrega de sorpresas todo volvía a la normalidad.  Es decir que volvíamos a clase.

En aquella ocasión las botas estaban llenas con dulces y algún chalchigüite.

Yo no era muy de celebrar mi cumpleaños con piñatas y fiestas de niños.  Recuerdo que en Segundo grado me hicieron una celebración parecida a la ya mencionada, en el Colegio Julia Camacho; y que al cumplir 10 años me organizaron una fiesta en la que el pastel era de astronautas, que es lo que estaba de moda.  Posiblemente a los 12 me organizaron otra en la que el pastel era una bandera de Guatemala porque mi cumpleaños es el 17 de septiembre. Es posible que esto lo tenga confundido. A partir de los 13, la costumbre fue que salíamos en familia a cenar a algún restaurante y yo de verdad disfrutaba de esa forma de celebración.

Dicho lo anterior, ¿cuáles eran mis celebraciones favoritas de cumpleaños? Las que caían en fin de semana y eran almuerzos largos con amigos de mis papás.  Esas fiestas eran muy alegres. También las dos, o tres que pasé en Panajachel…¡Ah!…como extraño el pastel de cumpleaños que hacían en el Cacique Inn.

Ayer vi la foto en una cafetería a donde pasé a tomar un té luego de los aguaceros que cayeron en la ciudad de Guatemala; y me dio alegría ver la bota porque me recordó aquel cumpleaños.

¿Qué cambió en las botas? Las espuelas.  En1965 eran más picudas y filosas.


17
Sep 20

¿Ves? Llegué a los 59 años

A pesar de tres, o cuatro imprudencias y en medio de una pandemia, luego de un terremoto, un enfrentamiento armado interno y dos golpes de estado llegué a los 59 años de edad.

El desayuno incluyó torta de cumpleaños y chocolate, según la tradición chapina.

Todo aquello sin contar un infarto, paludismo y hepatitis. Está claro, que mala hierba, nunca muere.

El día de mi cumpleaños siempre es fiesta en casa, a veces es una fiesta de dos, otras es de disfraces y otras es Margaritas´ nite; pero siempre, siempre es una oportunidad para agradecer y disfrutar del cariño de la familia y de los amigos.  Para celebrar que hay salud, trabajo y tantas cosas buenas.

En medio de la pandemia y del encierro forzado, te digo que nunca, nunca, nunca pensé que iba a vivir lo que he visto y sentido desde marzo hasta ahora.  Seguramente es algo que no olvidaré y espero que sea algo de lo que me reiré al lado de las personas que amo, admiro y respeto.  Todo pasa, es cierto.

De paso…l`haim. Por la vida y por los que no están aquí para celebrar.  Por los que caminan a mi lado y por los que estarán aquí el año que viene para celebrar como se debe.


17
Sep 18

¿Cuántos años tengo?

¿Cuántos años tengo? Buena pregunta hoy que es mi cumpleaños y la verdad que no se.  He vivido, ¡vivido!, 57 años; pero no se cuántos tengo. Eso sí, espero que sean muchos y buenos.  Y si son pocos, que sean buenos.

Nací el domingo 17 de septiembre de 1961 a las 2:45 p.m. Es importante tomar nota de que fue en domingo, justo a la hora de la siesta; y así reportó, El Imparcial, aquel acontecimiento:

¿Sabes qué ha sido lo mejor en ese tiempo? La gente que ha caminado a mi lado, la que me ha cargado en brazos cuando ha hecho falta.  La gente que me ha enseñado el camino y la que me lo ha iluminado.  De todo lo que he hecho y lo que he tenido, son las miradas, las sonrisas, las voces y las manos de cientos de personas buenas, generosas y entrañables  lo que más me llena de alegría recordar.

En eso estaba  pensando cuando cruzaron por mi mente hechos y fenómenos que he vivido: dos sobrecogedores eclipses totales del Sol, la llegada del primer hombre a la Luna que fue una hazaña científica y tecnológica de carácter titánico, el terremoto de 1976 y sus lecciones de solidaridad y resilencia, el golpe de estado de 1982 (cuando yo creía que nunca iba a ver uno de esos), el serranazo en el que viví de cerca cómo se hace la historia, el 11 de septiembre de 2001 y los horrores del terrorismo islamista, las jornadas de mayo de 2009 y las camisas blancas, el Cambray y el drama humano del deslizamiento en aquel lugar, el siniestro en el estadio Mateo Flores, en 1996, el 13 Baktun (y todo pasó sin que pasara nada), la tragedia del volcán de fuego hace sólo un par de meses y cuando el volcán Pacaya cubrió la ciudad de Guatemala con arena negra en 2010.

Nada que ver, pero sí tiene que ver, que el otro día comentaba con aficionados a la Historia, que en mi vida me perdí de hacer dos cosas que deseaba mucho y mi padre nunca me concedió: visitar la Penitenciaria central antes de que la demolieran (muchos de mis compañeros del colegio fueron) e ir a la lucha libre.  Para la primera no hay remedio, y para la segunda tampoco, porque si bien es cierto que podría ir ahora ala lucha libre, ya no sería con ojos de siete, o diez años…y no es igual.

Si veo para atrás la vida me hace un guiño y no puedo sino sonreír maravillado.

Ante todos ustedes -y ustedes saben quiénes son- levanto mi copa y me inclino con agradecimiento y cariño. ¡L´chaim!…y mientras tanto el día comenzó con los tradicionales torta y chocolate, torito, palo encebado, alegre alborada y zarabanda.

De paso, esa idea de cuántos años tengo se la copié a mi amigo Moi.


17
Sep 17

Hoy es mi cumpleaños número LVI

¡Chispas, llegué a los 56 años…y voy encaminado a los 60!

Ahora casi toda mi música está en la nube; pero estuvo en USB, en DVD, en CD, en cassettes y en discos de vinilo.  Ahora compro la música en línea cuando quiero y exactamente la que quiero; pero ¿recuerdas cuando uno grababa la música de la radio en cassettes y ponía la grabadora frente a la bocina?  ¿Recuerdas cuando uno alquilaba CD en tiendas especializadas, y tenía que esperar a que vinieran los CD de la música que querías? Yo alquilaba CD en una tienda que había en Santa Clara I. De paso…la ilustración muestra cintas en la que cabe la posibilidad de que haya música grabada por mi padre, o voces de mi familia…y entre ellas, la mía cuando tenía unos cinco años de edad.

Proyecto para esta, o la otra semana: conseguir un aparato que me permita escuchar esa cinta.

Mucha tecnología ha cambiado en lo que me ha dado el sol.  La televisión de mi casa, por ejemplo, ya no pesa como un mal matrimonio, ni en su pantalla queda una lucecita al centro cuando recién la he apagado. y no ocupa casi tanto espacio de profundidad, como de altura. Ya no hay sólo tres, o cinco canales de televisión…y no tengo ni idea cuántos hay disponibles. Ya no hay teléfonos de discado, y los teléfonos no están atados a la pared por un cable. ¡Tantas cosas han cambiado tanto!

Ya no sólo tengo canas en la cabeza -que las tengo desde 1986-, sino que  recién me hallé unas en el pecho.  Y pensé anoche, poco antes de dormir, que si bien es cierto que las canas no me han traído ni más sabiduría, ni más madurez, lo que si me han dejado estos años son recuerdos maravillosos, con gente maravillosa y buena con la que he tenido la dicha de compartir el camino.

Hoy -en mi LVI aniversario- voy a celebrar discretamente; pero voy a celebrar agradecido. Cuando alce mi copa y diga ¡Lehaim! Va a ser por la vida, por mi vida y por la de todos aquellos que me permiten compartirla….y que han sido bondadosos y generosos conmigo.

¡También!


17
Sep 16

Doble niquel para Luisfi

160916-pastel-luis-figueroa

Hoy cumplo 55 años de edad; y eso quiere decir que pertenezco a una generación de transición.

Todavía hice compras en la Sexta avenida de la mano de mis padres y de mis abuelas.Comí hamburguesas en El tejano. Todavía usé teléfonos de discado y se lo que es levantar el teléfono y esperar a que de línea. Se lo que quiere decir: El signo indica…Iba a matinales en los cines Capri y Reforma.  Compraba discos de 45 rpm en el Pasaje Rubio.  Podía quedarme dormido en la camioneta y aún así llegaba con zapatos al colegio, o a mi casa.  Barranqueaba detrás de Oakland y detrás de la colonia del maestro.  Se lo que son apagones de seis horas seguidas en la ciudad. Envié y recibí telegramas. Viajaba con chaqueta y corbata, comía con cubiertos de metal en el avión y ¿sabes qué me gustaría mucho, mucho? Volver a oler el agua de colonia que ponían en los baños de las aeronaves de PanAm. ¡Usé el aeropuerto viejo!  ¡Conocí el viejo Mercado Central! Entre varios amigos juntábamos Q1 para echar gasolina y con eso íbamos y veníamos.  Con Q0.03 Catalina nos compraba, a mis dos hermanos y a mí, sendas bolitas de miel cuando salíamos a caminar.  Vi el primera alunizaje en directo y todos mis compañeros y yo queríamos ser astronautas…o piratas.  Cuando apagaba la televisión quedaba en el centro de la pantalla un puntito de luz que tardaba varios minutos en desaparecer.  El control remoto tenía un cable que lo unía a la tele.  Mi abuela me regaló un radio de transistores y yo estaba feliz como una perdiz.  Usé Dipididú.  En tiempos de frío tomaba Emulsión de Scott con el sabor original y en tiempo de calor tomaba Hemoglobina con vino. Compraba chistes como Epopeya, Vidas ejemplares, Leyendas de América y otros parecidos. Esperaba a que la televisión comenzara a las 12 del medio día y buscaba la programación en los diarios.  Se lo que es un mundo sin la Internet y sin teléfonos inteligentes.  Se lo que es que no haya una sola fotocopiadora disponible en la ciudad los domingos.  Se lo que es que la mejor película disponible en los cines sea Lo que el viento se llevó…40 años después de su estreno.

Hoy, que es mi cumpleaños, celebró que puedo celebrar.  Celebro a las personas buenas que me acompañan en el camino. Celebro que puedo escribir, que se cocinar, y que no me da vergüenza cantar. Celebro que ya me le escapé a la pelona.  Celebro que cuando estoy triste, mi madre todavía acaricia mi cabeza. Celebro los volcanes, los tamales, el fiambre y los frijoles con crema y chiltepes.  Celebro que el otro lado de mi cama nunca está frío.

Hace 55 años me trajeron al mundo y me alegro.  Un mundo en el que -con todo y todo- la bondad, la belleza, la creatividad, la paz y el amor son posibles.

La foto es del pastel con el que el equipo de mi oficina me celebró ayer; y, ¿por qué doble niquel? Las monedas de US$ 0.05 se llaman Nickel, y dos de esas son dos niqueles.


17
Sep 15

LIV

FullSizeRender (4)

Hoy es mi cumpleaños número 54, que en números romanos es LIV.  ¡Cabal! LIV suena como Live, y Live va con Love.  ¿Así, o más encantador?

Ha sido un día alegre, festivo y lleno de cariño.  La mañana comenzó con Pedro Infante, Jorge Negrete y con Parchís cantándome Las mañanitas….y así se ha ido el día.

Cuando veo atrás me maravillo.  Algunos de mis coetáneos y amigos ya son abuelos. ¡Abuelos!  Si yo fuera gato sería gato al cuadrado porque he vivido como 49 vidas.  Y aún la peor tuvo sus momentos divertidos.

Para que te imagines…cuando yo era niño era impensable tener el teléfono, la cámara de vídeo, la cámara de fotos, la vídeoreproductora (que ni había), la enciclopedia, la grabadora de voz, el scanner, la agenda, el radio, todos mis discos, la brújula y otros artefactos en el bolsillo y en un espacio de 12.38 x 5.86 x 0.76 cm. y ahora sí.  Aquello y más.

Cuando yo era niño no había M&M, sino Botonetas; no había marshmellows, sino angelitos; y no había Kisses, sino Tapitas.  No había Xbox, paro había cincos, trompo y capirucho.  Por esto me encantaron las sorpresas que las chicas dieron hoy en la celebración en mi oficina.

LIV…no podía ser mejor.  Y en estos años de gato, como dice la canción de Ian  Broudie:

I’ve kissed the world with fingers crossed
I’ve been praised
I’ve been cursed
I’ve been blamed
And I’ve won
And I’ve lost

…y agrego: And I´ve loved…And I´ve been loved.


17
Sep 14

¡Cumpleaños feliz!

Imagen de previsualización de YouTube

Para empezar el día en el que celebro mi cumpleaños 53, fui despertado con Las mañanitas, de Pedro Infante y Cumpleaños feliz, de Parchís.

En casa de mis padres era costumbre que todos los habitantes le cantaran llegaran al cuarto de uno y cantaran Happy Birrthday.  Esa costumbre la mantenemos en casa sólo que los que cantan son Infante y Parchís.  Me encanta esa costumbre y me emociona mucho empezar así el día.

Como mi cumple cayó en miércoles no habrá festejo en casa; pero será un día especial.  ¡Mi familia, mis amigos y muchas personas a quienes les tengo cariño y respeto lo harán especial!

Con una buena taza de café en la mano comparto con ustedes:

Mis tres travesuras favoritas:
1. La vez que hicimos un lanzallamas con mi hermano e hice que su brazo agarrara fuego
2. La vez que con unos amigos saqueamos la bodega de mi tía Adelita y armamos una fiesta de pelìcula
3. La vez que con otros amigos cancelamos el laboratorio de Química para irnos de feriado largo a Amatitlán
.
Mis tres buenos consejos favoritos:
1. Se fiel a tí mismo
2. Recuerda que la realidad existe
3. Que no pase un sólo día sin que te goces algo como mico
.
Mis tres peores consejos:
1. No hagas hoy lo que puedas dejar para mañana
2. Si no le pones atención, desaparecerá
3. Pon a asar ese gordito y luego te lo comes con limón
.
Mis tres mejores momentos:
1. Cuando me enamoré de tí
2. Cuando leo La rebelión de Atlas
3. Cada segundo de cuando estoy vivo
.
Mis tres peores momentos:
1. Cuando tuve que repetir un año en el colegio
2. Cuando murió mi padre
3. Cuando vi a la Parca cerca
.
…y mis tres despistes favoritos:
1. La vez que en una boda partí el pastel y ocasioné que la familia de la novia se enojara y sacara el pastel del salón
2. La vez que me agarró un ataque de risa mientras leía noticias en la televisión
3. La vez que conversé con Gabriel García Márquez en un aeropuerto y no me enteré de que era él hasta que ya se había ido

17
Sep 13

¡A celebrar mi LII aniversario!

39137_10150241062925525_4604805_n

¡Medio siglo y dos años más!, o sea mi LII aniversario.  Cincuenta y dos añitos como quien no quiere la cosa. Eso quiere decir que todavía usé pañales de gasa y de ojo de perdíz.   Quiere decir que todavía vi televisión en blanco y negro, que los números de teléfono para emergencias eran de dos dígitos, que vi el primer alunizaje en directo y que vi mi primer eclipse total de sol cuando estaba en la Primaria.  Quiere decir que iba a clases de 8 a 12 y de 2 a 4. Quiere decir que usé teléfonos de disco, LP, discos de 45 rpm, VHS, ladrillos y aparatos en forma de automóvil para regresar los VHS.  Quiere decir que para viajar me vestían con chaqueta y corbata.  Que mis pachas y el frasco del shampú eran de vidrio.  Quiere decir que cuando iba en camioneta me podía quedar dormido y nadie se robaba mis tenis y que podía ir a barranquear con mis amigos y que podía tomar agua de la manguera en el jardín.  Quiere decir que regresaba cassettes de música usando un bolígrafo Bic, que en las mañanas me gustaba salir a calentar el carro, que envié telegramas y radiogramas, que anduve con viper al cinto, que usé un reloj con números digitales rojos, y que coleccionaba los juguetes que venían en las cajas de cereales y en las cajas de gelatina.

¡Hoy celebro 52 años gracias a la gente que amo!  Celebro que puedo dar la lata y que la vida ha sido generosa conmigo. Celebro los buenos recuerdos y  celebro a Raúl, a Nora, Andrés, al Ale, Luis Pedro, JC y Mariana;  a mi familia y a mis amigos;  a mis compañeros de trabajo, a mis maestros, a mis compañeros de clases, a los que han creído y confiado en mí. Celebro a los que tengo cerca y a los que tengo lejos. Celebro a los que están y celebro a los que ya se fueron. ¡Lehaim!


17
Sep 12

¡Hoy entro a la década de los cincuenta!

¡Chispas!, hoy cumplo 51 años y entro a la década de los 50.  Cumplo LI, en números romanos.  Hoy celebro que estoy vivo…y coleando; porque la cosa no se trata sólo de existir, se trata de ¡VIVIR!  Celebro que tengo una familia cariñosa y divertida.  Celebro que tengo amigos leales y extraordinarios.  Celebro que tengo una vida productiva rodeado de gente noble que la enriquece.  Celebro el amor que hay en mi vida.

Hace medio siglo estaba por cumplir un año de vida; y cuando me veo al espejo me alegro mucho por aquel pequeñito.  ¡Es una dicha que hayas llegado a ser un niño grande!

Nací en domingo, a las 2:45 p.m.  y pesé 7 libfas y 10 onzas y medí 50 cms.  A los quince días ya pesaba 8 libras y 3 onzas y medía 53 cms. Al año pesaba 24 libras y medía 76 cms.

Mi primera sonrisa fue al mes de haber nacido; levanté la cabeza a los 4 meses, me dí vuelta sin ayuda a los 5 meses, conocí a mis padres a los 4 meses, me senté sin ayuda a los 7 meses, nunca gatee, me paré sólo a los 10 meses, caminé con ayuda a los 9 y caminé sólo a los 11.  Mi primera risa fue a los 3 meses y medio, y desde entonces no he parado.