09
Jul 12

Luisfi en el USS Midway

El viernes estuve a bordo del legendario USS Midway, porta aviones que se encuentra en la bahía de San Diego.  Ese buque tiene una historia fascinante que va desde finales de la II Guerra Mundial hasta la Operación Tormenta del Desierto.

Es impresionante subirse a una nave de esas; no sólo por su tamaño, sino por la tecnología involucrada en su producción y en su operación.

Pensé mucho en mi papá cuando andaba por el buque; ese es un paseo que él hubiera disfrutado mucho y a mí me hubiera gustado hacerlo con él.  Uno de adulto se lo goza bastante, pero el niño que hay en uno goza estas cosas como mico.


04
Jul 12

Paseo por barcos y submarinos históricos


¿Cómo iba, yo, a resistir la tentación de irme a encaramar en barcos antiguos y en submarinos?  De modo que siento que la de ayer fue mi mañana libre, en la Objectivist Conference, me fui temprano y corriendo al Maritime Museum de San Diego.

El primero al que subí fue el Star of India, el buque más viejo del mundo que aún navega regularmente.  Esta fue una nave de inmigrantes y de carga y ahora captura la imaginación de quienes lo visitamos.  Uno se siente como transportado en el tiempo y lo que más me impresionó fue su aroma.

Luego subimos al HMS Surprise, una réplica de un barco del siglo XVIII, nave que fue usada en la película Master and Commander: The Far Side of the World y que fue el buque del capitan Barbosa en The Pirates of the Caribbean.

De ahí pasé a recorrer un submarino soviético, de ataque,  B-39.  Una nave de diesel construida en Leningrado en 1974.  Me acordé de cuando era niño y con mi enciclopedia Mis primeros conocimientos, soñaba con subirme a un submarino.  La experiencia es mixta ya que uno se imagina que la vida en esas naves no sólo no era agradable, sino que era ruidosa, sucia, desesperante, tensa y casi miserable. Sin embargo, no deja de ser misteriosa y de aventura.

Contrasté el submarino soviético con el USS Dolphin, un submarino de los Estados Unidos de América.   Esta nave fue el submarino que registró el record de profunidad conocido.  Ahora esos datos son secretos.  A pesar de ser de 1968, más viejo que el B-39, sus ambientes son más agradables -valga esa descripción-.  Tuve la misma impresión cuando comparé las naves espaciales soviéticas y estadounidenses.  Aquellas eran más toscas y abigarradas que estas.

Al concluir los recorridos por submarinos taciturnos pasamos por el lujoso Medea, un yate de recreo de 1904; y por el Berkeley, un ferry de pasajeros que operaba en la bahía de San Francisco.  Al final, y por falta de tiempo, sólo pasamos junto al porta aviones Midway.

En 2009, en Boston, tuve la dicha de ver una exhibición de barcos de vela…y la verdad es que yo me pongo como niño en estas exhibiciones y me gozo muchísimo estas maravillas que son los barcos. En esa ocasion, lo mejor de todo fue ver a la tripulación del Kruzenshtern recogiendo amarras.


08
Jul 09

Una "mirada" más al Kruzenshtern

El capitan Anibal Pérez, que ha caido por este espacio, nos cuenta que el Kuzenstern es un barco único al que hay que ponerle atención; así que mañana, si tengo tiempo entre las conferencias, veré si puedo subir a él.

Mientras tanto también nos cuenta acerca de las amarras de las que comenté ayer: estas se llaman largos de proa, o de popa. La línea liviana que va primero se llama mensajero, en España y en los países latinos. También se llama jibilay en Cuba y el Caribe, por deformación del término latino heaving line. En el extremo lleva un peso esférico de plomo forrado y con un nudo llamado cabeza de turco. Este consiste en cuatro pasadas en tres dimensiones, y ciertamente que parece una cabeza con turbante.
Por cierto que yo estaba en el muelle, abriendo la boca y tomando fotos, cuando oí un golpe seco a mi lado y un Watch out! Ahí está que era el mensajero que cayó a mi lado.
Esta nave se halla en el muelle del World Trade Center de Boston, con motivo del Sail Boston 2009.

08
Jul 09

La tripulación del Kruzenshtern recoge amarras

Cuando el Kruzenshtern llegó al muelle del World Trade Center, de Boston, la tripulación procedió a amarrarlo. Este es el momento en el que la tripulación recoge una de las amarras que no llegó bien al muelle y hubo que sacarla del agua para volverla a tirar.
Por supuesto que no tiran tamañas amarras porque sería muy pesado. Lo que lanzan primero son unos lazos atados a un peso (que sin duda tiene un nombre técnico). Con esos lazos, el equipo del muelle levanta y asegura las amarras. Parte de ese procedimiento puede ser visto en las fotos, aquí. Al fondo se escuchan las voces de los marineros rusos.
El Kruzenshtern llegó a este puerto para la celebración del Boston Sail 2009.

07
Jul 09

Barcos de vela en Boston


¡Wow!, yo nunca había visto barcos de vela y literalmente estaba con la boca abierta. Estos son el Mircea, de Rumania; el Cisne Branco, de Brasil; el Libertad, de Argentina; el Kruzenshtern, de Rusia y el Sagres, de Portugal que viene a toda vela. Ellos participan en Sail Boston 2009, que empieza mañana; y usted puede ver la lista de barcos, aquí.

Tuve la suerte de presenciar cuando el Kruzenshtern estaba atracando y luego pondré algún vídeo.