¿Estorban y deben morir los paseantes?

Ojalá que todos los que anduvieron en el puerto, La Antigua etc. etc., se mueran. Hacen estorbo, dice un tuit publicado el 2 de enero de 2021 y al leerlo me dio repelús. El repelús, por cierto es la sensación o escalofrío de repugnancia o desagrado que uno experimenta hacia algo.

Me recordó la maldad de los que aman a la humanidad, pero odian a la gente.  Me recordó a los que, en marzo de 2020, celebraban que gracias al coronavirus, en España habían bajado las emisiones de CO2. ¡Imaginaos lo que podríamos conseguir resucitando la viruela o la peste bubónica!, ironizó el tuitero @velardedaoiz2.

Al momento de escribir esta nota (que no es el momento en que tomé la foto), el tuit que motiva esta entrada tenía 158 likes, ¡158! y 26 retuits; pero afortunadamente, entre los comentarios, no hubo eco entre los lectores del tuit.  ¡Mira que de verdad hay gente así!, gente que les desea la muerte a otras personas porque van de paseo y porque no viven sus vidas como el deseoso quiere; y en ese contexto escalofriante no hay que engañarse, las posibilidades de encierro a causa del virus chino y del covid-19 -así como las vacaciones de fin de año- pusieron en evidencia a personas comparten los deseos de la tuitera que motivó estas meditaciones. Los paseantes, por cierto, seguramente eran hijos, hermanos, o padres de alguien.  Seguramente eran empleadores, o trabajadores.  Seguramente tienen propósitos y proyectos de vida.  Seguramente necesitaban un paseo, aire fresco, relajamiento, momentos de esparcimiento y de alegría.  Pero le estorban a la tuitera y a quienes le pusieron Like, o retuitearon el mensaje ominoso.

Aquel tipo de deseos no son nuevos, claro. en 2005 y en el contexto del tsunami de año nuevo, escribí un artículo titulado ¿Prefiero la arena? en el que ponía en evidencia lo inhumano de aquellos que dicen amar a la naturaleza y a la humanidad, aunque odien a la gente. Pruebas de ello se hallan en un reportaje sobre el tsunami, en Asia, redactado por la Associated Press el 7 de enero de 20053 . Según el citado reportaje, mientras corría en una playa blanca de Tailandia que fue barrida por el tsunami, un sujeto dijo: Esta playa estaba plagada de comercialismo. Había cientos de sillas de playa aquí. Prefiero la arena. Se ve mejor ahora. El presidente de la Phuket Professional Guide Association, señaló: La naturaleza ha regresado a nosotros. Quisiera que se quede así para siempre. ¡¿Puedes creerlo?! ¡Más de 150 mil muertos, y los amantes del mar y la arena en jolgorio! Tal vez a esto se refería Adam Smith cuando, en The Theory of Moral Setiments escribió que una estúpida insensibilidad hacia los eventos de la vida humana necesariamente extingue aquella aguda y fervorosa atención que debemos tener hacia lo apropiado de nuestra propia conducta, atención que constituye la esencia real de la virtud.

Entre la navidad y el año nuevo fui al fascinante Chichicastenango con un grupo de amigos y fue impresionante ver como apagado y en en segunda aquella población que suele ser viva y vibrante, como corresponde a uno de los mercados más grandes e importantes de Centroamérica, desde tiempos prehispánicos.  Triste ver el mercado que no es ni la sombra de lo que suele ser.  Puestos vacíos, o con poquísima mercadería.  Y lo que más me impresionó fue la necesidad no sólo económica de la gente que siempre ha vivido del comercio y del turismo (que es evidente), sino la necesidad de interacción humana entre personas que todas sus vidas han estado relacionadas con marchantes y turistas.

Claro que en eso no es lo que piensan los que ven como estorbos a los paseantes y les desean la muerte, ni a los que los muertos por el coronavirus sólo son el costo de que baje el CO2, ni a los que 150 mil muertos no les parece un precio alto con tal de disfrutar la arena para ellos.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
Para demostrar que eres una persona (no un script de spam), escribe la palabra Anti-spam que se muestra en la imagen.
Anti-Spam Image

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.