¡Me deben una llanta, desgraciados!

Los responsables de que la carretera a Quetzaltenango esté llena de bloques de concreto filosos son unos desgraciados y me deben una llanta.

La llanta dañada de mi auto.

El fin de semana estuve en Xela y a pesar de que no está funcionando el libramiento de Chimaltenango (sospecho que gracias a la ineptitud y/o a la corrupción) los viajes de ida y vuelta fueron agradables.  Excepto…excepto porque ayer en la mañana descubrí que la llanta delantera-izquierda de mi automóvil tiene un chajazo.  Sospecho que el pedazo rebanado de la llanta quedó en alguno de los bloques de concreto filosos que abundan en aquella carretera.  Es cierto que la vía está siendo reparada; pero, ¿cuánto tiempo han pasado expuestos esos bloques peligrosos? ¿Qué daños han causado a vehículos privados y a vehículos de transporte colectivo?

¡Me deben una llanta, desgraciados! ¡Que un mal rayo los parta!

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
Para demostrar que eres una persona (no un script de spam), escribe la palabra Anti-spam que se muestra en la imagen.
Anti-Spam Image

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.