Rusia en Centroamérica

Nicaragua debería ser una lección para los guatemaltecos y para los Estados Unidos. Los controles y equilibrios para contener al Sr. Ortega estaban vigentes hace una década. Pero gradualmente los erosionó, y su toma de poder fue permitida e incluso celebrada en casa y en el extranjero. Se decía que estaba ayudando a los pobres mientras compartía los despojos de su poder con la comunidad empresarial. También hizo que Rusia se sienta como en casa, advierte Mary Anastasia O´Grady -miembro del Consejo Editorial de The Walll Street Journal, en su columna del domingo pasado.

Es lo puro cierto, durante varios años, antes de que sus arreglos políticos les estallaran en la cara a los Ortega-Murillo, vi a varios empresarios, e incluso a algunos amigos, alabar el sistema nica.  Allá -escuché decir de una, u otra forma- es cierto que los Ortega-Murillo controlan todo; pero hay seguridad y estabilidad y se puede hacer negocios.  Y yo pensaba que es muy triste y peligroso que la gente se obsesione tanto con la seguridad y la estabilidad, que esté dispuesta a sacrificar la libertad.  Yo pensaba que aquel idilio no podría durar mucho.  Y me enojaba que algunos chapines pensaran que esa es la situación ideal para Centroamérica y Guatemala: Una dictadura maquillada que garantice seguridad, estabilidad y buen ambiente para los negocios.

Y es que como dice O´Grady: parece que América Central no quiere o no puede establecer la conexión entre instituciones fuertes y una sociedad libre y justa. En estas latitudes, hay demasiada gente que cree que la clave para la paz y la prosperidad son las personas que están a cargo del gobierno, y no las instituciones y las leyes.  En última instancia la pobreza que incentiva a mucha de Guatemala, Honduras y El Salvador, a emigrar es consecuencia de instituciones fallidas; y debilitar las ya débiles instituciones no mejora la situación.

En su columna, O´Grady explica que ese ha sido el efecto de la Comisión Contra la Impunidad en Guatemala, que se ha transformado en una herramienta de intereses políticos y económicos hambrientos de poder.

Bajo la tutela de la CICIG grupos conocidos del crimen organizado, como uno famoso por robar flagrantemente energía eléctrica para financiar su activismo militante de izquierdas [y su transformación en partido político], no han sido tocados por la CICIG. Mientras tanto, la comisión usa su poder sin control para perseguir intereses comerciales de centro derecha que tradicionalmente han respaldado el capitalismo democrático. 

En su columna, Mary Anastasia O´Grady hace referencia a las conexiones rusas con la CICIG, y con la represión armada contra la gente en Nicaragua.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
Para demostrar que eres una persona (no un script de spam), escribe la palabra Anti-spam que se muestra en la imagen.
Anti-Spam Image

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.