¡Otro toro!…en La línea y el IGSS

Oí cuando gritaban; ¡otro toro!…la gente estaba esperando en la calle con cuchillos, alfileres grandes de sombrero, machetes y palos; cuenta Eduardo Miguel Jiménez Castillo.  Se oía un estruendo enorme de la gente pidiendo a los prisioneros para lincharlos…la gente estaba tan entretenida con las matanzas que decían; ¡otro toro, otro toro!, relata Miguel Ydigoras Fuentes. La ocasión a la que se refieren es a los linchamientos, frente al Colegio de Infantes, luego de la caída de de don Manuel Estrada Cabrera en 1920.  Los puedes leer en La época de Manuel Estrada Cabrera a través de testimonios inéditos orales.

En el contexto del destape del escándalo de defraudación aduanera conocido como La línea en el que el presunto cabecilla es el exsecretario privado de la defenestrada vice presidenta Roxana Baldetti; y en el destape de la corrupción en el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social en el que el presunto cabecilla es el ex secretario privado del presidente Otto Pérez Molina uno tiene la impresión de que el Mandatario le está tirando toros a la opinión pública.

Al grito de #RenunciaYa a la corrupción, los ciudadanos y tributarios (los mandantes) clamamos por que se haga justicia y todos los involucrados en aquellas y otras redes notorias renuncien a sus cargos y sean procesados.  Que cumplan las penas que les corresponden y que devuelvan lo robado.  Todos los involucrados, incluido el Presidente mismo porque…¿no te hace sospechar algo el hecho de que todos sus colaboradores de confianza estén salpicados por la corrupción?  Eso sí, cuando no son la fuente misma de la corrupción.

Los primeros toros fueron el grupo que cayó el 15 de abril, justo a tiempo para la renovación del mandato de la Comisión contra la Impunidad en Guatemala. Debido a las manifestaciones ciudadanas, físicas y en redes sociales, otro toro tuvo que ser más grueso y la jefa de Juan Carlos Monzón (el presunto líder de La línea) -la vicepresidenta Roxana Baldetti- tuvo que ser sacrificada. El toro de ayer fue el presidente del IGSS (y exsecretario privado del presidente Pérez) y los miembros de la junta directiva del seguro social, incluido el Presidente del banco central.  Los toros de hoy fueron el influyente ministro de Gobernación y otros miembros del gabinete.

La opinión pública aplaude cuando aparece otro toro; pero entre el momento en que se destapó La línea y hoy, ¿los meros, meros habrán tenido tiempo para destruir pruebas? En Guatemala uno tiene la idea de que se captura para investigar; en vez de investigar para capturar.  Para no echar a perder lo que se ha ganado, ¿tiene, la CICIG, pruebas duras contra los meros, meros la red en Aduanas y la red en el IGSS?  ¿Cuántos toros vamos a ver antes de que Otto Pérez Molina asuma su responsabilidad y dimita para someterse a la justicia?

La ilustración la tomé de Facebook y es de los linchamientos de 1920.

Comments

comments

1 comment

  1. […] curiosidad?  ¿Será que nunca oyeron hablar de La línea, ni de lo que estaba ocurriendo en el Institugo Guatemalteco de Seguridad Social, ni de los arreglos de altos funcionarios del banco central con las […]