Luz y texturas en las montañas


Cada año, con un grupo de buenos amigos, salimos a disfrutar del aroma de los pinabetes y las manzanillas en las montañas de Tecpán.  Entre el frío, los árboles, la niebla y la buena comida y bebida, meditamos, nos reímos, descansamos y caminamos.

El encanto de la luz, los aromas y las texturas de aquellos bosques y montañas invitan a la introspección y al goce de los sentidos.  Invitan a sentir y a compartir.  Y a mí siempre me llenan de energía.

¡Gracias al Rafa y a Los ajonjos!

Comments

comments

Comments are closed.