¿Perdemos Petén?

Las dos primeras veces que visité Petén, y Tikal en particular, fue cuando estaba en la secundaria e hice ambos viajes en el bus del colegio. Luego he vuelto tres veces a Tikal y volveré siempre que sea posible. A principios de este siglo visité El Perú-Waka, a pie; y el parque nacional de la Laguna del Tigre, Paso Caballos y la convergencia de los ríos San Pedro y Sacluc. En esa ocasión aprendí mucho sobre las guacamayas y los cocodrilos.  En 2005 tuve la dicha de ir El Mirador como en el siglo XIX; y desde Carmelita mi equipo y yo tomamos doce mulas y pasamos los cinco días más emocionantes en el reino Kan. Cuento todo esto porque amo la selva y me fascina civilización maya.

Cocodrilo con niños, Museo Popol Vuh.

Por eso me hierve la sangre cuando veo lo que está ocurriendo en aquel departamento.

Los incendios forestales han rebasado la capacidad del estado para controlarlos y combatirlos; y tanto los invasores como la delincuencia organizada están involucrados en la destrucción de la selva, de humedales, de llanuras y de sus habitantes, así como del patrimonio cultural.  Es evidente que los políticos y burócratas que tienen a su cargo la conservación de todo aquello son incapaces de cumplir esa misión a pesar de los esfuerzos heroicos de quienes combaten los fuegos desde el aire y en la tierra.  Aquellos dos no pueden evitar los asentamientos en áreas protegidas, ni la delincuencia organizada, ni los daños causados en esas áreas.

Un reportaje titulado Selva petenera muere sin que nadie haga nada recién mencionó la existencia de numerosas pistas clandestinas de aterrizaje y de restos abandonados de aviones.  Otro reportaje: ¿Se imagina en medio de las llamas y que el traje que viste lo protege solo unos segundos? menciona que 80 por ciento de los incendios son causados por usurpadores… y lo más canalla es que luego de que las brigadas los apagan, los usurpadores los encienden de nuevo.

¡Así no hay quien pueda!…y perdemos Petén.

Los incendios parecen estar vinculados a la pobreza y a la delincuencia organizada; y ambos tienen remedios; pero las soluciones no están en hacer siempre lo mismo a la espera de resultados distintos.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
Para demostrar que eres una persona (no un script de spam), escribe la palabra Anti-spam que se muestra en la imagen.
Anti-Spam Image

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.