Quema del diablo en el Cerro del Carmen

Este año fuimos a ver la Quema del diablo en el cerro del Carmen, un rincón en la parte más antigua y tradicional de la ciudad de Guatemala.

La que ma en sí fue muy sencilla, era una piñata de diablo con fuegos artificiales y ya; pero el paseo valió la pena porque en en norte de la ciudad, en uno de sus barrios más icónicos, se conserva muy bien esta tradición.  Desde lo alto del cerro vimos muchos fogarones y fuegos artificiales. Además disfrutamos de los volcanes y del atardecer.

Además la arquitectura de la ermita y la de sus alrededores es encantadora.  Tiene toques de fortaleza porque el barco en el que vino Juan Corz, el fundador de aquel lugar, se llamaba La fortaleza.

…el cerro está lleno de vistas  y detalles que vale la pena detenerse a disfrutar.

Duante el trayecto hacia aquel lugar emblemático, antiguo y tradicional vimos mucha gente y niños acarreando sus piñatas de diablos.  Ahora hay diablos canches y negros. Cuando yo era niño, las piras no incluían estas piñatas, se hacían con ramas, pasto y cuanto mucho cajas de cartón.  Eso sí, siempre había cohetes involucrados.

La noche la terminamos con un par de Guinness.  No hubo buñuelos como es la tradición; pero las cervezas cumplieron con darle un carácter de celebración a esta fiesta.

Me gozo mucho esta fiesta porque es una ocasión propia para celebrar la vida con amigos queridos y para recordar a dos personajes malentendidos, uno de ellos casi olvidado y que -aparentemente- no tienen nada en común: Lucifer y Prometeo.

Ambos se rebelaron contra dioses tiránicos y arrogantes.  Ambos fueron cruelmente castigados por su atrevimiento.  Uno es el traedor de luz, y el otro les dio el fuego a los hombres.  Ambos son heroicos.

En la tradición chapina, la Quema del diablo es una oportunidad para echar al fuego lo malo, lo inservible, lo viejo, lo que hace daño, y lo que no queremos para el año que viene, en un contexto místico y mitológico.  Desde una perspectiva racional y más universal, la fiesta trae la luz y el fuego a la época del año en la que las noches son más largas, frías y oscuras, por lo que es apropiado celebrarla con familia y amigos, y recordar que aún en la oscuridad es posible la luz.

Yo no había reparado en ello; pero el cura que presidió la Quema del diablo en el cerro del Carmen explicó que Maria, la que anuncia la luz, precede a Jesús que es el Sol; y en la realidad, ¿quién precede al Sol? Venus precede al Sol cuando Venus es lucero de la mañana.  ¿Y cuáles son otros nombres antiguos de Venus? Lucifer, el traedor de luz; e Ishtar -diosa del amor, de la belleza y de la fertilidad-.  Los mayas, por cierto, no eran ajenos al concepto de que Venus, Lucifer, o Ishtar es traedor de luz.  Ya que para ellos Venus  (el heòsforo) anunciaba que le Sol saldría ese día, luego de su paso por Xibalbá.

Comments

comments

Comments are closed.