En celebración del 4 de julio

En El federalista, XXXVII, James Madison nos cuenta que entre las dificultades con que tropezó la convención, una de las más importantes residía en combinar la estabilidad y la energía en el gobierno, con el respeto inviolable que se debe a la libertad y al sistema republicano.

Este y todos los 4 de julio -si las cosas no cambian para mal-  se celebran los principios y el documento fundacional de esa gran nación que es los Estados Unidos de América. Se celebran los principios que la hicieron posible, y no a su gobierno, ni a sus políticas intervencionistas, racistas, o socialistas.  No se celebra a su gobierno, ni a sus defectos y menos a sus políticos y funcionarios.  Se celebran las ideas expresadas en aquel documento que concluye con una frase que deberíamos meditar todos los guatemaltecos, en el momento histórico que nos toca vivir y forjar: Así que, para sostener esta declaración… nosotros empeñamos mutuamente nuestras vidas, nuestras fortunas y nuestro sagrado honor.

Ojalá que los ciudadanos de aquel gran país se dieran cuenta de lo que están echando a perder.

El 4 de julio es buena ocasión para celebrar los documentos y las discusiones que hicieron posibles la Declaración de Independencia y la Constitución.  Por eso elegí una frase de El federalista, libro que, desde hace varias semanas estamos leyendo y discutiendo en el Seminario del capitalismo, que organiza el Centro de Estudio del Capitalismo, en la Universidad Francisco Marroquín.

¡Happy fourth! Una buena ocasión para meditar acerca de los principios que hacen posible la convivencia pacífica, la cooperación social y el bienestar.

Comments

comments

Comments are closed.