Una máquina embosadora

 

La de la foto es una máquina embosadora y servía para registrar los consumos con tarjetas de crédito, en las boletas de papel especial en triplicado.  El original era para el establecimiento que cobraba y dos copias iban una para el cliente y otra para el emisor de la tarjeta.

Máquina embosadora, la foto la tomé durante un road trip a Samayac en 2011.

Como mi papá fue el primer gerente general de Credomantic de Guatemala, a mediados de los años 70 vi muchísimas de esas. De hecho, mi papá nos pagaba unos centavos a mi hermano y a mí para que repartieramos esas máquinas y tarjetas de crédito en la zona 1. En esos días también compaginábamos y engrapábamos las listas negras que contenían los números de tarjetas que no deberían ser aceptadaas por los establecimientos afiliados, y también repartíamos esas listas. 

La oficina de Credomatic quedaba en el Edificio de Novatex, en la quinta avenida y novena calle A; y de ahí salíamos mi hermano y yo a buscar direcciones y hacer las entregas en las inmediaciones. Íbamos a pie, por supuesto y recorríamos calles y avenidas con nuestraos encargos, muy responsablemente. 

En aquel tiempo no había la inmundicia que hoy se puede encontrar en la zona 1; y uno, como niño, aprendía mucho sobre sentido común, y being street smart, haciendo esos mandados. También conocía uno muchos negocios y gente.

Esas máquinas (a las que también llaman troqueladoras), que requerían que los números de las tarjetas y los nombres de los tarjetahabientes estuvieran en relieve, dejaron de ser relevantes cuando aparecieron los POS y con las compras en línea. 

Recuerdo que, la última vez que usé una como establecimiento afiliado, fue en mi restaurante Luna Llena, en La Antigua, ca. 1993.

Comments

comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
Para demostrar que eres una persona (no un script de spam), escribe la palabra Anti-spam que se muestra en la imagen.
Anti-Spam Image

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.