Pastillas de violetas y viaje en el tiempo

Viajé en el tiempo porque las pastillas Gallito, con sabor a violetas, todavía tienen el mismo sabor delicioso que tenían cuando yo era niño.

Digamos que tenía unos 40 años de no comerlas (mínimo) y a mi hermano, Juan Carlos,  le trajeron unas de Costa Rica.  Fue hermoso abrir el cilindro y ver el color, riquísimo sentir el aroma y delicioso encontrarme con aquel sabor clásico.

Es cierto que las comidas traen recuerdos; y eso no excluye a las golosinas, ni a las bebidas.  A mí me encanta cuando puedo establecer un vínculo entre mi pasado y mi presente por medio de sabores, aromas y texturas de aquellos alimentos que me ponían contento cuando era niño.

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
Para demostrar que eres una persona (no un script de spam), escribe la palabra Anti-spam que se muestra en la imagen.
Anti-Spam Image