28
Mar 16

La tragedia de Nahualá

12670356_10153680673993795_3859380687447372409_n

¡¿Cómo evitamos más tragedias como la de Nahualá?!  Al menos 19 personas murieron y más de 30 resultaron heridas  cuando un autobús cayó en un barranco en el kilómetro 160 de la ruta Interamericana, en Nahualá, Sololá.  Este tipo de accidentes suelen ocurrir por una combinación de peso excesivo (debido a la sobrecarga de los vehículos) y fallas en los frenos.

¿Cómo evitamos más tragedias de esas?

-¡Hay que nacer una ley que regule el transporte colectivo extraurbano!  Ah, no, ya hay una ley.

-¡Hay que establecer un ente que registre y controle a ese tipo de transporte! Ah, no, ya hay una dirección general para eso.

-¡Que una policía especializada en carreteras los vigile! Ah, no, ya hay una.

-¡Que a los pilotos se les exijan licencias profesionales! Ah, no, eso ya se hace.

-!Hay que estatizar el servicio! Ah, para que funcione tan bien como el Transurbano, o las escuelas estatizadas, o la salud estatizada.

-¡Que el Ministerio de Trabajo supervise los sueldos de los pilotos! Ah, como si no se pudiera comprar a los supervisores de la misma manera en que se compra a otros burócratas.

…¿Entonces?

Hay que eliminarles los privilegios a los propietarios de rutas.  Políticos y burócratas, en connivencia con los propietarios de los buses, garantizan que nadie más que los privilegiados puedan prestar servicios de transporte.  Con una clientela cautiva y a salvo por las barreras, los propietarios no tienen incentivo alguno para darle mantenimiento a los buses, mejorar las condiciones de trabajo de los pilotos, y competir para ganarse a la clientela.  Esta tiene su parte de responsabilidad porque al oponerse a que los precios del transporte sean reales, y al demandar precios políticos, le restan competitividad al transporte; y aquella fijación de precios es la excusa perfecta para que los propietarios justifiquen el mantenimiento de los monopolios.  El estatismo es la causa, no sólo de que este tipo de accidentes ocurran por las razones indicadas arriba; y es el responsable de que ocurran impunemente.

La foto la tomé de Soy 502.


04
Dic 15

Historias de camionetas

100505_boletos_camioneta

Durante casi un tercio de mi vida usé camionetas. Las 1 eran nuevas y las 2 generalmente eran viejas.  Eran viejas; pero no cochambrosas. No eran peligrosas y en Primaria podía irme sólo, al anochecer, desde la zona 10 hasta Ciudad Nueva. Cuando me capeaba del colegio le daba dos vueltas completas al recorrido de la 2. Me quedaba dormido y nunca me robaron nada. Pero ya no es así. Ahora las camionetas son inmundicias en las que los usuarios pueden perder la vida.

Acabo de leer que el presidente Maldonado sugirió hacer público el transporte colectivo porque de lo contrario no se va a resolver nunca la problemática de ese servicio.  ¡Si pues! Porque los hospitales estatales son eficientísimos; porque la educación estatal es competitiva mundialmente; porque el aeropuerto estatal rivaliza con cualquiera del área; porque las carreteras estatales están impecables; porque las prisiones estatales son modelos; porque cuando las telecomunicaciones eran estatales había abundancia de líneas telefónicas; porque cuando la energía eléctrica era estatal no había apagones de ocho horas.

No te engañes, cuando uno dice público o estatal, lo que en realidad está diciendo es: coercitivo y controlado por políticos y burócratas. Que no te engañen, el hecho de que los buses sean propiedad privada no quiere decir que el sistema de transporte colectivo sea privado. En realidad aquel es un negocio de connivencia entre los propietarios y los políticos y burócratas que –coercitivamente– controlan el sistema. Para participar hay que tener una licencia de parte de los políticos y burócratas. Una vez tienes la licencia, los políticos y burócratas te defienden contra la competencia. Aceitas a los políticos y burócratas y ellos transfieren riqueza de los tributarios hacia tus bolsillos con tal de que recibas suficientes rentas parasitarias como para no abandonar el negocio; y con tal de que el precio al público no les cause problemas a los políticos. Ahora les dicen alianzas público-privadas, pero son el estatismo de siempre.

Está claro que los pipoldermos probarán cualquier disparate antes que liberar el mercado del transporte colectivo.

Columna publicada en elPeriódico.


05
Jul 15

Uber, tecnología y empresarialidad

Uber

Cuando conocí la idea de Uber me pareció  fascinante por una razón: los gobiernos y los cárteles de taxistas se oponían a ella.  Ahora me fascina porque la he probado y porque me parece una idea hayekiana llevada a la realidad; como la Wikipedia y como Waze. Esto es: un órden espontáneo que funciona sobre una plataforma de normas generales y abstractas, preexistentes.  Funciona basada en la confianza y en la reputación. Es una tecnología que sacude al estatismo, como Bitcoin.  El conocimiento está disperso; y la oferta y la demanda se encuentran sin planificación, y el funcionamiento es autoregulado. De alguna manera es una coperacha, como Indiegogo.

¿Cómo no fascinarse con estas tecnologías y las posibilidades que abren?  A mí me hacen pensar que estas tecnologías y la empresarialidad sí podrían rescatar a la política como dice esa entrevista con Zachary Cáceres, del Startup Cities Institute.


17
Nov 14

Más camioneteros pelándose

Peleando-pasaje

La foto es de dos camioneteros peleándose en la 7a. avenida de la zona 9 a las 7:00 a.m. del 13 de noviembre pasado.  Me la envió mi cuata, Andrea,  porque leyó la entrada similar que puse el viernes pasado.  Segun me cuenta Andrea, el del autobus rojo le rompió un espejo a la otra camioneta.  Mi sobrino, El Ale, me cuenta que esas peleas son bien frecuentes.

¿Qué se sentirá ser pasajero en esos buses que se van peleando? ¿Y la Policía Municipal de Tránsito? ¿Será que, como dice mi cuata, Geraldine, le tiene pavor a los camioneteros?


14
Nov 14

Pelea de camioneteros en la Roosevelt

Imagen de previsualización de YouTube
Anoche, cuando volvía de La Antigua y a lo largo de una buena porción de la Calzada Roosevelt, mi familia y yo vimos a dos camioneteros pelándose. Se rebasaban y se atravesaban las camionetas uno al otro.  Sus buses llevaban gente. Cometían imprudencias por montones.  Los ayudantes, conocidos como brochas, se atacaban con tubos entre un autobús y el otro.

¡Que miedo deben haber sentido los que iban en esos buses!  Cerca de El trébol tomé las escenas del vídeo.


10
Sep 13

Meditaciones sobre la tragedia del bus en San Martín Jilotepeque

120528_autobus_modificado_luis_figueroa

Las tragedias que involucran autobuses del transporte colectivo extraurbano a causa de alta velocidad, sobrecargo de pasajeros, malos frenos e irresponsabilidad son muy dolorosas.  Baste recordar la de Los pirineos, el 15 de enero de 2013; la de Chimaltenango, el 9 de diciembre de 2012, la de San Marcos, el 18 de enero de 2011 y las de Tecpán y la vuelta del chilero en 2008.  A estas súmales los accidentes menores por esas mismas causas.  Se estima que los accidentes en carreteras se incrementaron en un 30% en los primeros siete meses de este año.

¿Quiénes son responsables?  En primer lugar los pilotos, sin lugar a dudas.  Ellos son la primera línea de responsabilidad.  Luego los propietarios de los buses solidariamente con los pilotos.  Los pilotos y los propietarios deberían garantizar el buen estado de las unidades.  Los pilotos deberían conducir con responsabilidad; y los propietarios deberían garantizar la idoneidad de los pilots.  La siguiente línea de responsabilidad es la de los usuarios.  Los usuarios no deberían subirse a unidades que tienen las llantas lisas, ni a las unidades que van sobrecargadas, ni a las que no tienen seguro.  Con ello no se arriesgarían y pondrían en aprietos financieros a los propietarios.  Los usuarios deberían bajarse de las unidades que son conducidas irresponsablemente (sobrecargadas, a altas velocidades, o bajo la influencia de susancias) y deberían denunciarlos a las autoridades.  ¿Y la cuarta línea? Estos son los políticos y sus funcionarios encargados de la regulación del transporte colectivo: La dirección general correspondiente, las policías municipales y Provial; en primer lugar por engañar a los usuarios y hacerlos creer que velan por su seguridad, luego por proteger los monopolios de las líneas de transporte, luego por incumplimiento de deberes, por ejemplo.  Muchos usuarios del transporte colectivo abdican a su responsabilidad de protegerse a sí mismos porque suponen -y suponen muy mal- que hay funcionarios velando por ellos.

En el caso de Transportes Sanmartineca el piloto ya pagó con su vida; y lo mismo hicieron los adultos que fallecieron y resultaron heridos.  Los menores que iban en la camioneta son víctimas.  Falta que los propietarios y los políticos y funcionarios enfrenten las consecuencias de sus actos, y de sus omisiones.  No es cierto que, como dijo alguien en la televisión esta mañana, el asunto del transporte colectivo sea un problema de todos, ni de estado.  Las responsabilidades están bien definidas.

¿Qué pueden hacer los usuarios (que se llevan la peor parte) para evitar que más accidentes como este sucedan en el futuro? Primero no usar las unidades que sean evidentemente peligrosas: las que tienen llantas lisas, o las que han sido alteradas de modo que la parte de enfrente del bus está más elevada que la parte de atrás (¿será posible que las PMT y Provial no noten este fenómeno en las carreteras? Yo digo que no es posible.  Y digo que esas unidades circulan como consecuencia de incumplimiento de deberes y/o de corrupción).  La segunda cosa que pueden hacer es bajarse de las unidades que son conducidas de forma irresponsable.  ¿Sábes qué sería genial? Un boicot al estilo Rosa Parks.  Que la gente no usara los buses extraurbanos en mal estado y con conductores irresponsables.  En este caso las autoridades estarían moralmente obligadas a romper los monopolios de transporte y a garantizar que la gente pudiera utilizar otros medios alternativos.  Esta es la solución de fondo, que no haya monopolios protegidos.

El autobus de la foto ha sido modificado, de modo que la parte de adelante está más elevada que la de atrás.  Si eso altera la física del balance del vehículo…¿es seguro?

La impunidad no debe continuar.


15
Dic 12

Helicópteros sobre la ciudad

Me encantan los helicópteros y estos vuelan sobre la ciudad de Guatemala.  Lástima que era un día nublado y que no se ven los volcanes; sin embargo, se aprecia otra cosa que a mí me gusta mucho: los edificios de la ciudad entre tantos árboles.

Sospecho que estos son unos que donó Taiwán.


10
Sep 12

El Transurbano, otro fracaso

Como en materia de transporte colectivo cualquier cosa es aceptable…menos la libertad, otro fracaso financiero y administrativo ya se hizo evidente: el del Transurbano.

Más de dos años han pasado desde que los propietarios de las líneas monopólicas de autobuses urbanos y los pipoldermos de la administración de Los Colom/Espada idearon e hcieron realidad el negocio del Transurbano.  Ahora el asunto está estancado y nadie se hace responsable.  Yo vaticino que los buses se van a deteriorar y que esta aventura va a ser un gran fracaso financiero y de servicios.  El Transurbano va a a parar como pararon los tomates y otros experimentos de ese sector.

Por lo pronto, entérate de que para hacer realidad este negocio entre los camioneteros y los pipoldermos, con sistema prepago, el Organismo Ejecutivo autorizó una transferencia de riquezas del orden de los Q273 millones, de los cuales Finanzas les entregó a los propietarios de camionetas, entre noviembre del 2009 y diciembre del 2011, Q190 millones, es decir, el 69.59 por ciento de los recursos. Para este año se tiene proyectada la transferencia de otros Q80 millones. El proyecto contemplaba el ingreso de tres mil 150 buses —tres mil normales y 150 articulados—, y a la fecha solo la sexta parte de la flotilla, 445 unidades, presta el servicio. Cada una debía tener cámaras de vigilancia y Sistema de Posicionamiento Global.

Todo el negocio hiede, y adivina quén va a pagar las facturas…y el colapso del servicio. ¡Adivinaste!, tú vas a pagar.

El Transurbano no debe ser confundido con el Transmetro.  Este último es cosa del dios del Palacio de la Loba.  Es un monstruo que está en abierto crecimiento.  A la gente le gusta porque es limpio y da la impresión de ser seguro (aunque llegar a él no lo sea y aunque ahí te controlen los ladrones)  y la última vez que supe de él perdía dinero de los tributarios en canastos.


29
May 12

Modificar un autobus así, ¿es seguro?

No se si lo notan en la foto; pero este autobús del transporte colectivo extraurbano fue modificado de modo que la parte de adelante del vehículo está más alta que la parte de atrás.  Y me pregunto…¿esto será seguro para los pasajeros?  Digo…porque uno no sabe de esas cosas; y porque he visto que muchos pilotos de ese servicio corren como almas que lleva el diablo por las carreteras (que no están en buen estado y que aveces ni tienen peralte).


16
Mar 12

Propuesta antitráfico

La PMT de Fraijanes les pidió a los colegios que se encuentran en esa área que retrasen su hora de entrada de 8:00 a 8:30 a.m. para aliviar el tráfico, ya que por ahí circulan más de 25 mil vehículos diarios. Y la iniciativa no fue bien recibida.

Las quejas por el tráfico demandan una solución, o una variedad de soluciones. Frente a la presión, los políticos se sentirán tentados a hacer algo; y ese algo puede ser pan con lo mismo, o puede ser una solución.

El tema coincide con que hará un año que desayuné y compartí un taxi con Gabriel Roth, editor de Street Smart, una obra fundamental para entender el transporte como elemento crucial para el bienestar económico y social. La obra de Gabriel sostiene que muchos de los problemas que hay en calles y carreteras –a causa del congestionamiento, altos costos, corrupción y mal mantenimiento, por citar algunos– pueden ser solucionados mediante la aplicación de los mismos principios que mejoraron significativamente los servicios de telecomunicaciones. Y como los chapines tenemos tan buena experiencia con las telecomunicaciones, es oportuno ponerle atención a las sugerencias de Gabriel, antes de que a alguien se le ocurra hacer lo mismo de siempre y esperar resultados distintos.

Los métodos electrónicos de cobro permiten el uso pagado de calles y carreteras, sin necesidad de cabinas y sin que los vehículos tengan que detenerse. ¿Por qué no aprovecharlos para aliviar los congestionamientos, como en Singapur?
Quizás, en vez de pedirles a los padres que cambien sus horarios, u obligarlos a hacerlo, lo razonable sea que el uso de las calles y carreteras tenga distintos precios. Un precio para circular a las 8:00 y uno menor para circular a las 8:30. De esa forma, el uso de la calle, o carretera tendría un costo que los usuarios podrían comparar con otros costos mediante un precio.

Calles y carreteras normalmente son citadas como ejemplos de bienes públicos que solo deberían ser provistos por los políticos y sus funcionarios; pero esto es falso. En los siglos XVIII y XIX miles de carreteras eran privadas y actualmente, en EE.UU., Canadá, el Reino Unido y Suecia, las carreteras privadas están de vuelta con mejor desempeño, costos bajos, mejor información, competencia y sin interferencia política.

Columna publicada en El Periódico.