10
dic 11

Taxidermia, ¿un oficio perdido?

En mi barrio hay abunantes herreros, carpinteros, tortilleras y talleres; por decir algo; pero hoy en la mañana, durante un paseo que dí me encontré con un taxidermista.  Y bueno…no es que uno necesite un taxidermista con la frecuencia que necesita un mecánico, o una tortillera; pero me cayó en gracia y me dio gusto saber que hay uno cerca.

La taxidermia, por cierto, es el arte de disecar animales para conservarlos con apariencia de estar vivos.

En el Mercado Central he visto sapos y felinos disecados; y suponía que el trabajo de taxidermia era hecho en algún pueblo como artesanía local, pero ahí está que si usted necesita disecar alguna mascota, puede hacerlo aquí en la ciudad.


10
dic 11

¿Por qué hubo tanto helicóptero?

Hoy, antes del medio día hubo muchos helicópteros en el cielo de la ciudad de Guatemala.  Cerca de las once los vimos pasar rumbo al Norte; y hacia las doce los vimos regresar.  En un momento contamos siete.

Los de la foto son cuatro de los siete que vimos al medio día.


10
dic 11

Mi barrio está de fiesta

Como se acerca la fiesta de Guadalupe mi barrio está alegre.  El mercado, la plaza y la iglesia son los centros donde se lleva a cabo la celebración.  En el mercado tiran la casa por la ventana y hay adornos, música y ambiente de festejo.  ¡¿Cómo iba a ser de otra forma, si es el mercado?!

En la plaza está instalada la feria navideña llena de aromas y colores; y en la iglesia hay bombas y todo tipo de golosinas propias de este tipo de festejos.


09
dic 11

El arbolito de Navidad ya ilumina mi casa

Ahora que ya está listo el árbolito de Navidad, en mi casa, me acordé de que O Tannembaum, se cantaba -en la casa de mi abuela Frances- en tres versiones distintas.  Pero lo que a mí me divertía mucho es que la versión en español no tenía nada que ver con árbolito ni con nada parecido. La música era la misma; pero la letra era distinta.

O Christmas Tree! O Christmas Tree!

Much pleasure thou can’st give me;
O Christmas Tree! O Christmas Tree!
Much pleasure thou can’st give me;
How often has the Christmas tree
Afforded me the greatest glee!
O Christmas Tree! O Christmas Tree!
Much pleasure thou can’st give me.

O Tannenbaum, o Tannenbaum!

Du kannst mir sehr gefallen!
Wie oft hat nicht zur Weihnachtszeit
Ein Baum von dir mich hoch erfreut!
O Tannenbaum, o Tannenbaum!
Du kannst mir sehr gefallen!

Resuene ya el órgano,
Pastor ven al pesebre.
Que al ritmo de las cítaras
La fiesta se celebre.
¿No oyes vibrar el órgano?
Que fiesta tan alegre.

De mi infancia recuerdo varios árboles importantes. En casa de mi abuelita Juanita es imposible olvidar unos chiribiscos hermosamente adornados con cabello de ángel y con luces en tonos pastel. También recuerdo los pequeños árboles que ella, y mi tía abuela La Mamita, solían montar -con primor extraordinario- para mi hermano y para mí, junto a nuestro propio nacimiento en miniatura.

En la casa de mi abuela, Frances, recuerdo que los árboles generalmente pinabetes, o cipreses. A veces adornados con nieve fabricada elaborada en la casa con un jabón que venía en escamas; y siempre llenos de figuras variadísimas, algunas muy antiguas, y luces multicolores. Allá los árboles eran tan altos que mi padre y mi tío Freddy tenían que usar escalera para llegar hasta arriba y distribuir bien las luces y las figuras.

En la casa de mis padres tuvimos toda clase de árboles. Aunque los favoritos eran los pinabetes, tuvimos cipreses, pinos y chiribiscos. En algún momento de principios de los años 70 se pusieron de moda los árboles que ya venían nevados y tuvimos uno de esos. Y en los malos tiempos tuvimos un árbol prestado, y un árbol simbólico, hecho con chorizo de pino, en la pared.

Durante mucho tiempo no puse arbolito en mi casa, sólo Nacimiento; pero ahora me gusta poner ambos y me los gozo mucho.

Este año -y una vez más gracias a doña Mireya, don Ronald y al Rafa- tenemos un árbol hermoso, aromático y con mucha personalidad que nos llena de magia y de alegría la casa. Ese arbolito me trae invaluables recuerdos de decenas de alegres festejos, y promete muchos más; y si quieres tu pinabete, los hay galanes en la 30 calle 11-42, zona 12, colonia Santa Rosa II; teléfono 2476-0496.


09
dic 11

Adornos chapines de Navidad

Ranchitos, coronas de ciprés y pinabete, chichitas, aserrín de colores, gallitos, musgo y arena blanca son algunos de los adornos tradicionales e indispensables para la Navidad chapina.

Hoy que estuve en el mercado pasé a comprar lo que necesitaba para disfrutar de esta fiesta.


09
dic 11

El libro de los sueños

Luis Chivalán es un niño que, al salir de la escuela, saca de su bolsón una caja de lustre y la hace de empresario. Es uno de los cinco chicos que forman parte del proyecto El libro de los sueños, de elPeriódico. Las otras historias de este proyecto son igualmente conmovedoras e impresionantes; de niños trabajadores que en el basurero, en buses, en el cementerio, o en el mercado, se ganan la vida y persiguen su bienestar, su felicidad y la de los suyos.

La de Luis me llamó la atención en particular porque –aunque los cinco son, en mayor, o menor grado trabajadores por cuenta propia– fue el único que expresó su deseo de ser empresario.  ¡Qué distinta sería Guatemala si hubiera más patojos como este!; y menosempresaurios, menos oenegeros, menos Jovieles y menos buscadores de rentas parasitarias. su bienestar, su felicidad y la de los suyos.

Lo que se ha propuesto Luis Chivalán es titánico porque el ambiente institucional en el que está creciendo limita las posibilidades de surgimiento y multiplicación de emprendimientos.  Con la ayuda de muchos, Luis puede superar su situación actual, mejorar su calidad de vida y hallar oportunidades para estudiar y superarse intelectual y hábilmente.  Empero, a él y a los miles de Luises que tienen sueños similares los espera una sociedad hostil hacia la actividad emprendedora.  Y si quieres saber por qué, te recomiendo leer el Global Entrepreneurship Monitor  2010 – 2011, para Guatemala, que encuentras en http://tinyurl.com/bn6ugqw.

Seguramente deberíamos proponernos, cuando leamos historias como las de El libro de los sueños, hacer para estos niños un ambiente institucional propicio para el emprendimiento y para la actividad independiente. su bienestar, su felicidad y la de los suyos.

En Los fundamentos de la libertad, Friedrich A. Hayek advirtió contra el peligro que implicaba –para la libertad y la prosperidad– el hecho de que la mayoría de los electores tuviera una ética de asalariado, en vez de tenerla de trabajador por cuenta propia o independiente, o de empresario (que, repito, no es la misma que la del empresaurio).  Y el caso ejemplar de Luis debería invitarnos a meditar sobre eso.  ¡Más chicos así, y menos pidiendo una ley de la juventud, es lo que hace falta!

Por cierto que, para ayudar a este patojo, la cuenta en el BAM es 30- 2008465 -9 a nombre de María Jacinta Chivalán.

Esta columna fue publicada en El Periódico.


08
dic 11

Los infaltables buñuelos de la fiesta

En las fiestas de fin de año, conocidas entre los guatemaltecos como fiestas de Concepción Reyes, son infaltables los buñuelos. Y lo de Concepción Reyes, por cierto, es porque empiezan en la víspera de la fiesta de la Concepción (el 7 de diciembre) y terminan con la de Reyes (el 6 de enero).

En fin, esas delicias llamadas buñuelos son omnipresentes junto al ponche de frutas. ¡Ah que cosas mas ricas!

Anoche, durante la alegre Quema del Diablo, disfrutamos de ambas delicias. El ponche con su toque de buen ron; y los buñuelos dorados, bien esponjosos con su miel de anís.  ¡La Mafer se rayó con sus buñuelos!

Cuando quemábamos al Diablo en casa de mis padres, mi madre elaboraba los buñuelosen lo que mi padre y mis hermanos hacíamos lo nuestro con la fogata y los cohetes.

Una de mis anéctotas favoritas acerca de los buñuelos es la de una ocasión en la que mi padre decidió jugarle una broma a mi hermano, Juan Carlos. Resulta que JC es de los que tomaba la porción más grande y el buñuelo más grande, siempre que podía; así que un 7 de diciembre, mi padre tomó un pedazo de algódón, lo forró con masa de buñuelos y produjo uno notablemente más grande y hermoso.

Ya cubierto con miel, el buñuelo en cuestión se veía tentador, así que cuando JC entró a la cocina y vio el buñuelo grande lo reclamó para sí. Mi padre entabló con él una discusión y le disputó el buñuelo. Los que sabíamos de la broma observábamos con entusiasmo y el momento culminante fue cuando mi hermano tomó el buñuelo y se lo metió entero a la boca.

Y tardó unos segundos en notar que había algo extraño. Unos segundos más se requirieron para que se diera cuenta de que había caído en una broma y que estaba mascando un buñuelo de algodón.  En casa siempre recordamos esa broma de mi padre.


08
dic 11

Los “volcancitos” de toda la vida

Los volcancitos, son unos de mis juegos pirotécnicos favoritos; y la marca Tigre Brand, ha sido la de toda la vida.  Recuerdo esa marca desde que era niño no sólo en los volcancitos, sino en las estrellitas.

Cuando yo era niño no habían fuegos complejos como los que hay ahora. Había ametralladoras que uno despenicaba y cuyos cohetillos quemaba de uno en uno. Y también los silbadores, que como no eran de plástico, no ocasionaban mayores daños mayores. Había saltapericos que eran divertidos; pero que, como la mara no le atina, había gente que se los comía creyendo que eran confites.  A mí me gustaban las estrellitas, los volcancitos y unos pequeños que uno somataba contra el piso y tronaban.  Y cuando la cosas se ponía seria se lanzaban unas varas y unas luces muy rudimentaria que es imposible comparar con las de ahora.

Anoche, durante la Quema del Diablo hubo unos platillos voladores muy bonitos. Y me hicieron falta los misiles, que también me alegran mucho.


07
dic 11

Alegre estuvo la Quema del Diablo

Como el año pasado, en esta ocasión quemamos al Diablo con los Peter que se lucen, no sólo con la hoguera, sino con su cariño y con una riquísima cena.

La pira estuvo espectacular, hecha con las ramas de un nisperal podado. Niños y adultos gozamos el gran fogarón. Y en la mesa hubo tostadas con frijoles (aderezadas con queso seco), con salsa (aderezadas con perejil y rodajas de cebolla) y guacamol (que aportamos nosotros e hicimos en casa); así como unos buñuelos dorados y esponjados, como debe ser. No faltó, tampoco, el ponche de frutas con su toque de buen ron.

Muchas culturas tienen tradiciones similares y las que recuerdo ahora son las hogueras de los celtas y las fallas valencianas.  De distinta naturaleza entre sí, y muy diferentes a nuestra Quema del Diablo, todas están relacionadas con el uso del buen fuego que ilumina y que purifica.

Según la tradición chapina, el fuego incinera al Diablo representado por las cosas viejas que se queman en la pira.  La tradición demandaba que en al fuego del 7 de diciembre fueran arrojados los vejestorios, símbolos de rencores, de envidias, de malas experiencias del año y de otras cosas que son el Diablo y que hay que arrojar fuera de la casa (o del corazón) y entregar a las llamas.

Por supuesto que hay mara que no le atina y que quema llantas, colchones, y otros materiales inapropiados, con lo cual la hoguera adquiere características altamente tóxicas.  Y con eso, los irresponsables están conjurando, no a la eliminación de los demonios, sino a la intervención del estado niñera, que es igual, o peor que el mismísimo Belzebú.

Voto porque la tradición de la Quema del Diablo sea conservada;  no sólo por su simbolismo, sino por lo hermoso que es ver a las familias reunidas alrededor del fuego y comiendo buñuelos.  Yo, mientras tanto, le entrego lo que tenga que darle al fuego y, como siempre, me reiré del Diablo.


07
dic 11

Ichintal para el desayuno

¡Que alegría!, hoy hubo ichintal envuelto en huevo para el desayuno, en la casa.  No es usual que esa deliciosa raíz sea consumida en la primera comida del día; pero a nosotros nos gusta tanto que la comemos en todos los tiempos.

El ichintal es la raíz del güisquilar; y al güisquil también se lo conoce como chayote, o (no te vayas a reir) pera de Abisinia.  Esto último me lo contó alguien; pero no lo he podido verificar.  El güisquilar, por cierto, es una planta muy generosa que no sólo ofrece sus frutos para comerlos de distintas formas (incluidas las deliciosas chancletas, que son un postre exquisito), sino que da su raíz, que es el ichintal; y ofrece las guías de crecimiento de sus hojas que, en Guatemala se conocen como puntas de güisquil y son riquísimas.

A final del cuentas lo que importa es que el ichintal es bocatto di cardinale.


06
dic 11

¡Aleluya! ¿Cesará la “ayuda” internacional?

La ayuda en donaciones que países desarrollados le  otorgan a Centroamérica, se enfocará en Africa.  ¡Aleluya!

Si te interesa saber más sobre la naturaleza pervertida de la ayuda internacional, les recomiendo el artículo The Impoverishing Effects of Foreign Aid, por Manuel F.  Ayau; así como los libros ONU, historia de la corrupción, por Eric Frattini; El espejismo humanitario, por Jordi Raich; y Lords of Poverty: the Power, Prestige and Corruption of the International Aid Business, por Graham Hancock.

Además…¿qué andan ofreciendo ayuda los países desarrollados?  Ellos tienen sus propios problemas con el socialismo  y el estado benefactor.  Los tributarios de aquellos países deberían ver que su dinero no sea usado para mantener regímenes corruptos en Centroamérica, Latinoamérica y Africa.


06
dic 11

Thiel Fellowship: ¿Tienes una gran idea para cambiar el mundo?

Si tienes menos de 20 años, antes del 31 de diciembre de 2011, y tienes una gran idea para cambiar el mundo, te interesa la 2012 Thiel Fellowship.  ¿Conoces a alguien que tenga lo que se necesita para esta beca?

La Thiel Fellowship es un replanteamiento radical de lo que se necesita para tener éxito y promueve el aprendizaje a lo largo de la vida; así como el pensamiento independiente.  Los becarios cuentan con un fondo de $100,000 y dos años de libertad para perseguir sus sueños.  Los becarios están cambiando el mundo mediante una aventura emprendedora a la vez.

Más información en:

En la foto Peter Thiel y Luis Figueroa en Atlas Libertas.


05
dic 11

Jóvenes engañados y servidumbre

La Secretaría de Servicio Cívico -creada por la administración socialdemócrata de Los Colom-Torres/Espada- les debe Q11 millones 654 mil a los miles de patojos que participaron en los proyectos del plan piloto del referido programa.  Muchos jóvenes, engañados, han cumplido con las 728 horas de servicio que les impuso la ley; pero la Administración ha incumplido su parte del trato.

Dimos nuestro tiempo con entusiasmo y los primeros meses no nos dieron ni un centavo; y después recibimos una cantidad que no llega ni siquiera a la mitad de lo ofrecido, dijo uno de los chicos que fueron reclutados para este programa altruista.

Tal y como lo dije en su momento la ley del servicio cívico y su reglamento establecen una forma de servidumbre.  Lo es porque, como la esclavitud, no es contractual.   Los jóvenes se verán forzados a integrar el servicio cívico y, aunque la retórica estatista establece que el alistamiento es voluntario, luego hay sorteos en los que los jóvenes no se pueden rehusar a participar.  Y si los reclutandos no cumplen con la obligación de servir, hay un castigo que les niega el derecho constitucional a ser electos, o a ser nombrados como funcionarios, o empleados públicos. La ley fuerza a los jóvenes a integrarse a los trabajos del servicio cívico; y aunque se supone que va a haber una remuneración, está por verse qué clase de paga es.  No podría, ¡por supuesto!, ser menor a la del salario mínimo.  Y, aunque fuera igual, o superior, el hecho de que no sea contractual, sino impuesta, sólo acentúa el carácter de servidumbre que tiene esta disposición medieval y abusiva.


05
dic 11

¿Maternidad criminal?

Hoy que venía para la oficina, cuando la temperatura estaba a 17 grados centígrados (pero se sentía como de 14) me encontré con esta mendiga.  Ahí llevaba colgando a un niño todo destapadito.  Ahí se le veían sus piecesitos expuestos al frío.  Sin cuidado alguno.  Y pensé que esta es una forma criminal de materinidad.  ¿O será que el niño no es suyo?   ¿Qué se tiene que tener en la cabeza, o qué no se tiene que tener para exponer así a un hijo?  ¿O a un niño cualquiera?

La pobreza no es excusa porque uno ha visto y conoce a mucha gente de escasos recursos que cuida con amor a sus hijos.  No hay relación de causalidad, alguna, entre la pobreza y el descuido, o el maltrato para con los niños.

Si ese niño se enfermara y muriera de neumonía, o de alguna afección relacionada con la exposición al frío…¿quién le deducirá responsabilidades a la mujer que lo andaba exhibiendo así?


05
dic 11

Cuates con talento: Sergio de Gandarias

Haz clic en la foto para ver más fotos

Las esculturas de Sergio de Gandarias tienen gracias, movimiento y tensión.  No hay nada casual en ellas; sus cuerpos se expresan y logran una conexión inmediata con quien tiene la dicha de observarlos.  Y yo tuve la dicha de ir a verlos el jueves pasado.

Intimo es el nombre de su nueva colección, misma que inauguró el 23 de noviembre pasado en ese encantador rincón de Florencia, o de Roma -en el Callejón de Maravillas- que es su galería.  Si te interesa la escultura como arte, seguramente encontrarás fascinantes las obras de Sergio.

Mis favoritas son las cuatro bailarinas y la pantera.  Esta última, por cierto, me recordó una de mis películas favoritas de principios de los 80: Cat People.

De paso, comparto contigo la guía de Luc Travers para apreciar el arte.  En  2012 tomé un curso con él y su guía ha elevado la calidad de mi experiencia frente a pinturas, esculturas, dibujos y fotografías.


05
dic 11

Mis abuelos en la Isla Ellis


A bordo del buque Zacapa, el 1 de abril de 1924, mis abuelos Jorge y Juanita llegaron a la Isla Ellis con rumbo a Fishkill, Nueva York.  Llegaron procedentes de Puerto Barrios y pasaron por La Habana.

Buscando y buscando me encontré con su registro de entrada, cosa que me pareció encantadora.  En el mismo barco iban José Falla, su esposa Julia Foppa y su hija María; también Julio Aldana; José Sánchez y Marta Sánchez.


04
dic 11

“My Way”, para empezar el domingo

Pues sí…My Way es una estupenda forma de empezar este domingo.


04
dic 11

Carpe Diem en todas partes, “Las cien puertas”

Este letrero de Carpe Diem lo halló mi amiga, Lucila, en Las cien puertas, un barcito ubicado en el Pasaje Aycinena, en el Centro Histórico de la ciudad de Guatemala.


02
dic 11

Luisfi en la “Carrera por la libertad”

El domingo pasado participé en La carrera por la libertad, organizada para conseguir fondos para el Programa de Impulso Académico en la Universidad Francisco Marroquín.

Participé…claro…es un decir.  Debo haber corrido unos 100 metros sólo porque el Santiago insistió en que si era una carrera había que correr.  Caminé otro tanto junto a “Sam”ta Claus.  La mayor parte del tiempo me la pasé tomando fotos frente a la Biblioteca.  Y entré a la meta corriendo junto a Lucía, con quien había caminado los últimos 100 metros de la competencia.  Lo improtante, sin embargo, es que los participantes nos divertimos mucho y contribuimos al Programa ITA del cual son miembros muchos estudiantes a quienes les tengo mucho cariño y respeto.

La carrera fue patrocinada por el Banco Agromercantil que nos dio medallas a todos; de modo que ¡hasta yo conseguí medalla!  Desde ya estoy apuntado para la próxima.


02
dic 11

Bombazo en el parque central

Las escenas de aquel 5 de septiembre de 1980 fueron espantosas; y, sin duda, los más jóvenes no se acuerdan de ellas. Había partes humanas esparcidas por todos lados, los hermosos vitrales del Palacio Nacional fueron dañados severamente (y hasta la fecha permanecen incompletos), y hubo daños a la propiedad. ¡Dos bombas habían sido plantadas en aquella área! Lo recuerdo bien porque tenía 19 años.

Seis adultos y un niño muertos y un número indeterminado de heridos reportó Prensa Libre en su edición del 6 de septiembre. Y esas víctimas tenían nombres y familias. Entre los muertos se contaban: Domingo Sánchez, piloto del Ministro de Agricultura; Joaquín Díaz y Díaz, limpiador de automóviles; y Amílcar de Paz, agente de seguridad. ¿Cuál era el propósito de aquel acto terrorista? Contribuir al enfrentamiento armado para imponer la dictadura del proletariado o socialismo real.

El Gráfico reportó así el acto terrorista: cadáveres decapitados colgados de las piernas entre los hierros retorcidos de vehículos deshechos, cuerpos informes (sic) entre vidrios y fragmentos de ramas de árboles por todos lados se provocó con la explosión terrorista que sacudió el corazón de la ciudad, ayer a las 9:35 horas. Reporteros de ese matutino que pudieron llegar al sitio mismo de la explosión, segundos después del terrorífico estallido, se encontraron con una escena verdaderamente infernal en la 6a. avenida y 6a. calle –convertida en un gigantesco horno. Los reporteros presenciaron, también, el dramático auxilio de los heridos. Algunos de suma gravedad, como un hombre que perdió completamente la pierna izquierda (que era solo jirones de piel desde el muslo).

Irónicamente, el martes que fui a buscar las fotos de aquel acto terrorista en la Hemeroteca Nacional estacioné mi automóvil en el parqueo que hay debajo del Parque Central, ahora conocido como Plaza de la Constitución, a unos metros de donde fue el estallido. Si quieres ver las fotos, por favor visita http://tinyurl.com/6rwymuq. Son verdaderamente impresionantes.

Una de las gráficas muestra a dos de los que murieron como consecuencia de la explosión; y otra muestra a una niña que fue herida cuando ingresaba al Palacio. Otras muestran los vitrales destrozados, y otras dan cuenta de los automóviles retorcidos.

Columna publicada en El Periódico.