27
Mar 16

Hermosa la cuarta alfombra…y la quinta

primera-alfombra

Escucha el podcast aquí.

Nooo, no era suficiente hacer una alfombra y el viernes hicimos dos.  Desde 2013 con un grupo de amigos participamos en la chapinísima tradición de elaborar alfombras.   En casa de doña Yoli, en la quinta avenida de la zona 1, nos juntamos para pasar un día alegre, hacer un proyecto en común, comer y beber como vikingos y celebrar la dicha de estar juntos.

Este año elaboramos dos alfombras, una de aserrín de colores para el paso de la procesión de La Recolección y otra de pino y flores para el paso del cortejo de Santo Domingo que pasó a menos de una hora luego de que pasara la primera.

En esta ocasión hubo cuatro generaciones involucradas en el proceso (aunque el pequeño Oliver no hizo más que estampar su pie de un palmo de largo en el aserrín).

segunda-alfombra

¿Por qué es que practico algunas tradiciones -aunque no esté de acuerdo con la filosofía de muchas de ellas-? Es que me gusta el encuentro entre generaciones; el establecimiento y fortalecimiento de vínculos culturales, históricos, familiares, y amistosos. Este año hubo cuatro nacionalidades involucradas en nuestra alfombra. Las tradiciones nos presentan la oportunidad de enriquecernos cultural y afectivamente. Nos sirven para aprender acerca de costumbres y prácticas que no sólo son inmemoriales (en muchos casos), sino que se han adaptado, o han permanecido prácticamente inmutables.  Esta debe ser la alfombra elaborada por el mayor número de no creyentes por metro cuadrado, en todo el país.

Los lectores descuidados creen que porque uno es individualista debería rechazar las prácticas culturales colectivas.  Empero, no hay nada en el individualismo metodológico que apunte en esa dirección; y ciertamente no hay nada en el individualismo -como principio según el cual los hombres poseen  derechos inalienables que no les pueden ser arrebatados por ningún otro hombre, ni tampoco por cualquier número, grupo o conjunto de hombres- que apunte hacia aquella creencia.

Las tradiciones colectivas son parte de la evolución social y la enriquecen.  Son parte del largo proceso de prueba y error por medio de cual crece y prospera una sociedad.  No sólo de forma, sino también de fondo.  Las tradiciones dan un sentido de pertenencia: a este grupo de amigos, a estas familias, o a esta tribu.

Dicho lo anterior, de verdad les agradezco a mi bisabuela, a mis abuelas, a mis padres, a mis amigos y a todos los que no sólo me enseñaron a disfrutar de las tradiciones y de la alegría de celebrarlas en compañía de quienes uno ama; sino que me permiten ser parte de ellas.  ¡Mi vida es muchos más rica gracias a las experiencias, y a quienes me acompañan en el camino de vivirlas!

160326-alfombra-2

Doña Yoli preparó su tradicional bacalao a la vizcaína, delicioso; acompañado por un arroz impecable, moyetes deliciosos y bien calados, y el encurtido de remolachas, zanahorias, arvejas y ejotes.  Ese es el almuerzo tradicional chapín para ese día.  Así era en la casa de mi bisabuela, en las de mis abuelas, en las de mis padres y así fue ayer en mi casa.

150316-alfombra

En su libro, Alfombras de aserrín,  Amelia Lau Carling cuenta que La semana antes del domingo de Pascua…los vecinos crean alfombras de aserrín teñido, de flores y de frutas sobre el camino de muchas procesiones.  Año tras año las hacen con nuevos diseños.  Año tras año las procesiones marchan sobre ellas, destruyendo sus dibujos al pasar.  De niña en Guatemala, mi hogar era el de una familia china que se aferraba a sus costumbres.   Pero la semana santa era una temporada como ninguna otra hasta para una familia china tan tradicional como la nuestra.  Con los vecinos nos juntábamos en las aceras para admirar las alfombras antes de que los cortejos caminaran sobre ellas.  Viendo las procesiones, yo sentía que la historia que narraban ocurría ahí mismo.  Y la belleza de los breves tapices creados con tanto primor se ha quedado grabada en mi corazón.

Elegí este relato porque Amelia expresa muy bien mis propios sentimientos frente a las alfombras; porque la familia de Amelia vivía en la Quinta Avenida de la zona 1, a unas cuadras donde vivía mi tatarabuela, Gilberta y su familia, sobre la misma avenida en la que hicimos la alfombra del viernes; y porque este año –por cuarta vez en mi vida– estuve algo involucrado en la elaboración de una alfombra de aquellas.

Al describir el proceso, Amelia cuenta que Primero puso una capa de aserrín natural y la regó con agua.  En seguida sus ayudantes dibujaron sobre ella las figuras de aserrín coloreado.  Se encaramaban sobre  tablas para alcanzar los lugares que debían adornar sin estropear lo que ya habían hecho.  Con un colador y unos esténciles de cartón, pasaban finas lloviznas de colores.  Cuidadosamente medían los diseños, siguiendo las instrucciones…luego otro ayudante pasaba por toda la alfombra con una regadera muy fina de agua, “pish, pish”, para que el aserrín quedara bien plano.  Ay, que linda era.  ¡Parecía una alfombra de verdad!

Si, es cierto que uno termina cansadísimo; pero es ese cansancio que enorgullece luego de haber hecho algo alegre, algo hermoso, algo que enriquece y algo que te deja lleno de buenos recuerdos y de cariño hasta el punto de que con un buen baño y una buena noche de descanso ya estás listo para hacerlo mejor…el año entrante.

Las dos primeras fotos son por Raúl Contreras, de Así es la vida; y las dos de grupos son por José Eduardo Valdizán.


26
Mar 16

Salió sabroso el bacalao

160326-bacalao-luis-figueroa

El bacalao a la vizcaína es uno de los platos tradicionales de esta temporada; y es uno de mis platos favoritos en todo el universo mundo.  Me gustaba desde que era niño.

En casa lo cortamos en cubos y le cambiamos de agua unas tres, o cuatro veces a lo largo del día para quitarle la sal. Luego colamos los cubos y los secamos bien, bien y  los freímos en aceite de oliva abundante (generosamente abundante), cebollas rodajadas finamente, ajos picados y tomates licuados con chiles guaque y chiles pasa asados; a esa salsa le añadimos tiras de chiles morrones, aceitunas rellenas de pimientos y alcaparras sin sal.  Con lo que hay que tener cuidado es con quitarle bien la sal.  ¡Es espantoso el bacalao salado!  Esta receta es una adaptación de la que hacían mi abuela y mi bisabuela; y como es tradición lo compartimos con amigos queridos.

Mañana y pasado lo comeremos remojando en él buenos trozos de pan artesanal. A mi me gusta caliente para el almuerzo; pero también me encanta al tiempo cuando acompaña un buen whisky, o un buen carmenere, así como de una sangría.  Lo prefiero en cubos; pero este año y no se por qué, los cubos se desmenuzaron y sobreviví al shock.


23
Mar 16

Terrorismo yihadista en Bruselas

12804862_10153505574861188_2081091873060172413_n

¿Cómo se explican los ataques yihadistas en el aeropuerto y en el metro de Bruselas?  Se engañan quienes le atribuyen el terrorismo islamista a malas actitudes contra el islam, o a las malas políticas migratorias.  En tanto no entendamos que el propósito de la gente que ejecuta este tipo de actos es el de destruir la civilización occidental y que el islamismo está en guerra contra Occidente, estamos perdidos.

Ahora es cuando, los valores de Occidente son más relevantes: racionalidad, respeto a los derechos individuales, igualdad de todos ante la ley y poder limitado para el estado son más relevantes.  En la medida en que Occidente se aparta de aquellos valores, en esa medida es más vulnerable.  Y claro, hay que entender -y bien- el concepto de estado de guerra que nos legó John Locke.  Occidente debe defenderse y tiene las bases morales para hacerlo.

Te dejo, para que los leas, los versos violentos del islam.  Sirven para entender con qué tipo de mentalidad medieval está tratando Occidente.  Lee dos, para que tengas perspectiva sobre cómo se explican los ataques terroristas:

As to those who reject faith, I will punish them with terrible agony in this world and in the Hereafter, nor will they have anyone to help.

Soon shall We cast terror into the hearts of the Unbelievers, for that they joined companions with Allah, for which He had sent no authority.


23
Mar 16

¡Pan para Judas!

160323-pan-para-judas

¡Ya vino el pan para Judas!  En la Costa Sur es tradición que durante el miércoles de esta temporada la gente recorra las poblaciones y pida pan para Judas.  Van con un Judas de trapo y música, recaudan dinero, pan, miel de garbanzos, café y chocolate que luego usarán para compartir durante las conmemoraciones del jueves.

En casa, nuestro pan para Judas lo hace la querida Shalvi en Coatepeque.  Es un pan artesanal, hecho con cariño, con huevos y leche domésticos.  Un pan que integra sabores, aromas, colores y textura de una forma espectacular.  Un pan que es primordial. En las poblaciones se ven canastos de pan que van y vienen por los barrios y los caminos.  La gente madruga para agarrar turno en el horno.

Da mucha alegría cuando abrimos la caja en que viene el pan y damos las primera mordidas.  El aroma que sale de la caja invade la sala y anuncia que es fiesta.  El pan de esta temporada es para compartir y para disfrutar.  Es tradición que cada familia haga su propio pan y como suele suceder, las familias son muy orgullosas del que hacen y las recetas se remontan a los tiempos de los bisabuelos.

Por supuesto que, como tiene que ver con comida, esta es una de mis tradiciones favoritas de la temporada.


19
Mar 16

Celebremos el Día de los logros humanos

human-achievement-hour-lights

Hoy celebremos el Día de los logros humanos.  Si quieres celebrar el progreso humano puedes iluminar el mundo simbólica y literalmente. Hoy,  8:30 a 9:30 pm enciende luces y publica fotos de tu acto iluminador. ¡Dile No a la oscuridad!

Cada año el Competitive Enterprise Institute promueve esta iniciativa para rendirles homenaje a las innovaciones humanas que nos permiten vivir mejor.  La ocasión destaca, especialmente, la importancia de la energía que mejora las vidas de las personas, explica Edward Hudgins.

Hay mucho que celebrar, desde cualquier perspectiva la vida es sustancialmente mejor. Gracias a las prácticas médicas y sanitarias modernas, la esperanza de vida mundial, durante el siglo pasado se ha duplicado.  En el mundo industrializado, la mayoría de la gente goza de calefacción y aire acondicionado en sus casas.   Tenemos comida barata y saludable y refrigeración para conservarla.  Tenemos aparatos para el ahorro de mano de obra, como las lavadoras que liberan a las mujeres, especialmente, de muchas horas de trabajo pesado.  Podemos viajar a cualquier lugare de la Tierra en menos de un día y podemos comunicarnos con miles de millones de personas y tener acceso a la riqueza del conocimiento humano al insatante.  

Pero hay un oscurecimiento de estos cielos brillantes, y está en la cultura. Por ejemplo,  grupos ambientales promueven la Hora del planeta, un momento el que ellos invitan a apagar las luces para generar conciencia sobre la protección del planet . La mayoría de las personas que se dedican a esta práctica, sin duda, sienten que están registrando un voto simbólico para el aire limpio y el agua o en contra de la contaminación.  Pero la ideología detrás de aquella práctica es siniestra y antihumana.  Sostiene que el ambiente, es un valor en sí mismo, separado e incluso opuesto a los seres humanos.

No olvides encender luces hoy a las 8:30 p.m. y si quieres saber más sobre el tema te invito a leer el artículo completo por Edward Hudgins.


18
Mar 16

El IGA y la Casa del niño

SW_logo2

Escucha el podcast aquí.

Conocí las obras de la Sociedad Protectora del Niño y la labor del Instituto Guatemalteco Americano desde que yo estaba en la Primaria.  Esto es porque mi abuela, Frances, era voluntaria de aquella organización privada voluntaria de servicio (gracias a su amiga, Queta) y era miembro de la directiva de aquella organización cultural.  La Abui iba varias tardes al mes a la Casa del niño y varias veces al año me llevaba a recitales y al teatro.  En su casa, ella recibía a profesores del IGA de los cuales recuerdo a Noel y a Diana.

Comparto esto porque hace poco me enteré –por mis cuatas Anabella y Ana Sylvia– de que hay una alianza entre ambas organizaciones.  El IGA le brinda apoyo a la SPN para mejorar las instalaciones de la Casa del Niño No. 4 ubicada en la zona 5 de la ciudad de Guatemala.  Allá,  260 niños reciben atención pediátrica, servicios de laboratorio clínico, dentales, psicológicos, educación preescolar y la Sociedad tiene una escuela para padrea así como una célebre escuela de niñeras. En total, la SPN atiende a 2,000 niños en seis casas del niño.  Todo eso sin hacer bulla y gracias a personas y organizaciones generosas desde hace 96 años.

Los estudiantes del IGA recaudaron fondos y donaron una estufa de gas, 100 sillas para niños, 100 ponchos, alfombras de espuma y un esfignomanómetro. Los trabajadores donaron más de 280 regalos para los niños del centro y el Instituto sanó y pintó paredes y mesas, independizó el área de baños de párvulos y remodeló las áreas de maternal, sala cuna, clínica médica, salón Montessori y biblioteca.  Como seguimiento de la relación, en 2016 se realizarán mercaditos, subastas, donaciones, actividades de voluntariado y más para continuar las mejoras.

El IGA no sólo contribuye a la vida educativa y cultural de los guatemaltecos con un colegio, teatro, recitales, exhibiciones y con la MetOpera Live (que es un lujo extraordinario), sino que ahora se ha involucrado en la obra de la Sociedad Protectora del Niño.  Se los cuento no sólo porque respeto y admiro a ambas organizaciones, sino porque podemos aprender mucho acerca de la benevolencia con experiencias como esta.

Columna publicada en elPeriódico.


17
Mar 16

Faldas cortas, y pelo largo

screen_shot_2016-03-17_at_1.29.00_pm

La época de oro de los hippies le llegó a Guatemala durante la presidencia de Carlos Arana, entre 1970 y 1974.  Por la Torre del Reformador había una tienda que se llamaba Carnaby Market (donde mi padre me compró una pulsera de pelo de elefante), mis padres fueron a una fiesta disfrazados de hippies, y mis primos y yo -en Panajachel- íbamos a ver a los hippies bañarse desnudos en unas pozas de agua caliente que había entre esa población y Santa Catarina Palopó. Hubo algunos casos de streaking y la sociedad chapina estaba entre escandalizada y fascinada.  En el imaginario chapin, usar el cabello largo era sinónimo de ser hippie. Es legendario que la policía disolvió un  Woodstock a la tortrix en la Avenida de las Américas.

Ese fue el tiempo en el que a la policía le dio por llevar tijeras para cortarles el cabello a los chicos que lo llevaban largo; y bajarles el ruedo de las faldas a las chicas que usaban mini.  En algunos colegios -especialmente religiosos- a las chicas les descosían los ruedos y la madre de mi amiga, Carolina, le hizo los ruedos cortos a su otra hija para que las monjas, al descoserlos, no pudieran bajarlos.

De todo aquello me acordé ahora que leí que la Vicepresidencia de la república les envío un memorándum a sus empleados con reglas y normas de como deben vestirse para ir a trabajar. A las mujeres se les obliga a usar zapatos de tacón alto y se les prohíben las faldas cortas. Mientras que a los hombres se les prohibe el uso del cabello largo.

Estoy de acuerdo con el hecho de que un lugar de trabajo tiene la facultad de especificar normas de vestimenta para sus trabajadores, así como de higiene; porque es cierto que hay chavas que se pelan a la hora de enseñar muslos y seguramente los chavos feos no deberían usar cabello largo, y hay mara que se viste como para un vídeo de reggetón sucio;  pero, ¿qué, exactamente, quiere decir falda corta? ¿Cuánto es corto y cuánto es largo? ¿Quién decide? Los zapatos de tacón deben ser una gran incomodidad, ¿por qué deberían ser obligatorios? ¿Quién tiene un fetiche de tacones? ¿Que quiere decir cabello largo?  ¿Cuánto es corto, y cuánto es largo?  ¿Quién decide? ¡Que esto no vaya a ser obra de los cachurecos!

De cualquier manera da algo de risa la justificación que encontró la Vicepresidencia para sus normativas: debemos marcar un código sobre el arreglo personal de los empleados ya que el visitante externo se formará una imagen de la institución a través del primer contacto que este tenga con un trabajador de la casa de Guatemala.  Yo, que si caigo por ahí seré visitante externo (y un mandante), pondré más atención a si los funcionarios son corruptos, inéptos, o pendejos, a insignificancias como el largo de las faltad, o el de los cabellos.

La foto es de Soy 502; ¡y esto es de opereta!, la Vicepresidenta echó marcha atrás.


17
Mar 16

Bella Italia, por Nelson Olivero

15

Bella Italia es el nombre de la exposición de pinturas, por el amigo Nelson Rafael Olivero, que se celebra en El Attico.  La misma es en beneficio de la Fundación Margarita Tejada Síndrome de Down…y en beneficio de quienes tengan la dicha de verla.

Mis favoritos entre los cuadros que presentó Nelson son los del mar.  Mediante los colores y las texturas, consigue transmitir la vida y la serenidad de las aguas, aún en movimiento. Lo mismo consigue con sus paisajes.  Yo no soy muy de paisajes; pero los trigales y las florestas de Nelson se conectaron con mi necesidad de aquellas paz y agitación que evoca el campo.

Las obras de Nelson son una expresión natural y espontánea de su sensibilidad y calidad humanas que interpreta con el pincel en formas y figuras que comunican su mensaje de benevolencia.

La ilustrción es acrilico sobre tela, Roma ’16.


16
Mar 16

José María Aznar y la batalla de las ideas

Imagen de previsualización de YouTube

En esta conversación, José María Aznar, habla de la importancia de las batallas de las ideas y de la cultura ya que las ideas son las que mueven a las personas, a la historia y a las cosas. Explicó que la batalla de las ideas y la batalla cultural se pelea en todas partes ya que el componente de las ideas es fundamental que existe en cualquier actividad.

El presidente y fundador del Instituto Atlántico de Gobierno y presidente de la Fundación para el Análisis y los Estudios Sociales, aborda otros temas como el desarrollo, la libertad, el islamismo y el populismo.

Político y expresidente del gobiernos español observó que el mundo necesita vocaciones políticas e invitó a los jóvenes liberales a participar en política.


15
Mar 16

Día de mercado en Bejo, 2016

Imagen de previsualización de YouTube

El domingo  me di cuenta de que lo que más, más me emociona en el Día de mercado en la finca Bejo son los aromas.  Los aromas de la tierra y de los vegetales.  Paso por el área de apios, de cebollas, de chiles pimientos, de chiles jalapeños, de zanahorias y de remolachas, por ejemplo, y los aromas de la tierra mezclados con los que son propios de cada una de aquellas delicias me envuelve e ingresa a mi cuerpo y a mi mente.  Es como un viaje fantástico que me lleva y me trae por caldos, guisos, encurtidos, y recuerdos.

No es que no me goce cosechar los vegetales, cortar los tomates y los chiles, desenterrar las zanahorias y las remolachas; pero lo de los aromas pone a mil mis sentidos y mi mente.  Ah, y no digamos los aromas y sabores que me atraen a los asadores donde doña Paula y su equipo preparan sus deliciosos churrascos y otras delicias.

En general, el Dìa de mercado, en Bejo, es una fiesta para todos los sentidos.  El tacto goza con las texturas de la tierra y de los vegetales; la vista se deleita con los colores y las formas; el oído se divierte con las risas de los niños y con los comentarios de la gente que -a veces- no termina de entender de qué se trata la experiencia; el gusto y el olfato -o más bien mi gusto y mi olfato- son los que más gozan, se deleitan y se divierten.

Esta experiencia anual me recuerda que uno siempre puede maravillarse y que uno siempre puede hacerse un poco niño.

¡Gracias, muchas, a mis amigos Los España por habernos invitado otro año a esta experiencia tan rica!, y gracias al equipo de Bejo por facilitar la cosecha. Cada año, en marzo,  Bejo organiza el Día de mercado en su finca de Parramos, Chimaltenango. Durante ese día uno puede conocer el surtido de variedades hortícolas; y los interesados pueden intercambiar opiniones con expertos, agricultores, compradores, procesadores y exportadores; y seleccionar sus variedades de acuerdo a las necesidades de su mercado.  Pero lo más hermoso de todo, además de los productos frescos y bellos, es ver a las familias gozando de un día agradable.

Lo que se recauda ese día, por cierto, es a beneficio de la Fundación Centro Educativo Agrícola Guatemala Melanie Beemsterboer; que provee educación básica a niños de entre 12 y 15 años, de  familias dedicadas a la agricultura que  no tienen medios para seguir una formación académica, en beneficio del sector agrícola para el mejoramiento de las condiciones de vida en el campo.

Haz clic en la foto para ver más fotos