14
Ene 17

La tragedia en Acatenango

volcanes-luis-figueroa

El fin de semana pasado falleció, en el volcán Acatenango, Lucía Sánchez a quien tuve la dicha de terner como estudiante en un curso de Improvisación; y también fallecieron cinco personas más, cuatro de ellas muy jóvenes igual que Lucía.

Luego del shock y de la tristeza primera que uno siente al enterarse de una tragedia como aquella, lo que me vino a la mente fue el siguiente párrafo:

La naturaleza no decide; simplemente es; el hombre no decide en cuestiones de conocimiento, simplemente observa lo que es. Cuando se trata de aplicar su conocimiento, el hombre decide lo que elige hacer, según lo que ha aprendido, recordando que el principio básico de la acción racional en todos los aspectos de la existencia humana, es: “La naturaleza, a ser gobernada, debe ser obedecida”. Esto significa que el hombre no crea la realidad y sólo puede lograr sus valores si toma sus decisiones en consonancia con los hechos de la realidad.  Who is the final authority in ethics?, por Ayn Rand.

El párrafo es atinado porque -ante la usual presión popular en el sentido de que hay que hacer algo para evitar que haya más hechos trágicos como el citado- hay autoridades que pretenden ejercer un control sobre el ascenso al Acatenango y que, por lo pronto, han lilmitado el acceso a ese volcán.  Un diputado quiere hacer una ley para estas cosas.

Hay una creencia generalizada, no solo en este caso, sino en otros simlares, de que la regulación y los controles pueden evitar todo el sufrimiento y garantizar la seguridad…a pesar de la evidencia en contra.  ¿Quiéres un ejemplo? Todos los controles, las regulaciones y las burocrácias que hay para garantizar la seguridad del transporte colectivo extraurbano no impiden los busazos en los que mueren docenas y docenas de personas cada año. ¿Otro ejemplo? Todos los controles y regulaciones, todas las burocracias que hay para garantizar la seguridad de los expendios de gas y de los cilindros de gas no impiden la existencia de expendios clandestinos, ni el despacho en cilindros defectuosos, ni la explosiones.

Cuando las autoridades (o sea la burocracia y los políticos) tomen el control del acceso al volcán Acatenango (¿y por qué no al de otros volcanes y lugares de aventuras?), ¿cuántos formularios va a haber que llenar? ¿Qué requisitos de equipo, de salud y otros habrá que satisfacer? ¿Cuánto será suficiente? ¿Cuánto será insuficiente? ¿Quiénes llevarán los controles y quiénes decidirán cuándo son satisfechos? ¿En qué momento? ¿Quién autorizará a los guías, con qué criterios?…¿A qué costos, legales e ilegales, va a ocurrir todo aquello?

Acabo de estar enmontado en Alta Verapaz y entre otras actividades hice tubbing en el río Cahabón.  Con lo cleto que soy…¿alguna autoridad debería haber ejercido control sobre esa aventura mía? Cuando yo estudiaba en la University of Maryland y salía de mi apartemento para ir a pasear -pero más cuando salía a parrandear- siempre dejaba un papel con una indicación de los sitios a los que iba, y de con quiénes iba.  Me parecía que eso era prudente en caso de que algo me ocurriera.  Quizás sea prudente, también, que cuando uno vaya a un volcán le avise a alguien por dónde va, cuánto tiempo va a estar ahí y con quienes va.  Un registro así suena razonable; pero, ¿controles políticos y burocráticos para garantizar al seguridad de los aventureros? Yo lo pensaría dos, tres y cuatro veces para luego descartarlos.

El reconocimiento de que la naturaleza, para ser gobernada, debe ser obedecida; y una bena dósis de objetividad y de responsabilidad individual deberían ser las precondiciones de toda aventura como la de subir un volcán, y esas cosas.  Aún así, si se hicieran todas las previsiones razonables…¡siempre están las posibilidades de imprevistos y del clima desfavorable sorpresivo!

Dicho lo anterior  y salvando las distancias porque subir un volcán chapín no es lo mismo que escalar el Everest (¿Está claro?); no siento simpatía alguna por hobbies, deportes, aficiones, competencias, ambiciones, o sueños que ponen en riesgo las vidas de terceros con el propósito de que los practicantes alcancen sus objetivos; y tampoco por aquellas que colectivizan las consecuencias de las malas decisiones de los practicantes.  Dos escenas de la película  Everest son ejemplos de lo que digo: La primera es la escena en la que Rob muere como consecuencia de que tuvo que regresar para que Doug pudiera cumplir su sueño, a sabiéndas de que Doug ya no estaba en capacidad de hacerlo y a sabiéndas de que estaban atrasados y venía una tormenta; y la escena en la que para rescatar a Beck casi se matan dos soldados nepalíes y se usa un helicóptero posiblemente pagado por tributarios de aquel país (que como se sabe no son el pueblo más próspero de la Tierra).

Mi punto es que ninguna regulación, ningún control y ninguna autoridad política y burocrática sustituye a la responsabilidad individual, a la razón, a la prudencia a la objetividad y al hecho de que la naturaleza, para ser gobernada debe ser obedecida.

Mientras tanto, lamento mucho la muerte de Lucía y de sus compañeros de infortunio. Ella era una estudiante ejemplar valorada por sus compañeros y sus profesores.  Era un gusto tenerla en clase y era miembro del equipo de estudiantes anfitriones de la Universidad Francisco Marroquín.  Mis respetos para su familia y para sus amigos y compañeros.

En la foto, los volcanes de Agua, de Fuego (en actividad) y Acatenango (con sus dos picos).


23
Sep 16

Salud y seguridad de los presos

goghtop

¿Te imaginas la desesperación y la angustia que debe haber sentido Jonathan García cuando fue capturado y recluido en El Boquerón por equivocación?  ¿Te imaginas las de su familia y sus amigos? ¡Y eso que no sabían que 10 días después sería asesinado…también por error! ¡Que pesadilla!

Hace unos días falleció el médico Erwin Castañeda, que guardaba prisión preventiva desde hacía más de un año por haber sido miembro de la Directiva del IGSS que presuntamente favoreció con contratos anómalos a la empresa Pisa. Castañeda sufría graves quebrantos de salud; pero las autoridades no le pusieron atención al caso y lo dejaron estar.

El año pasado, en un ataque armado a inmediaciones del Hospital San Juan de Dios, hubo muertos y heridos.  El objetivo era un pandillero de la Mara 18.  Hace unos días, en ese nosocomio, la PNC frustró un atentado contra un pandillero.

¿Qué tienen en común estos hechos? Ya sean mareros, médicos, o estudiantes inocentes, las personas que –por sus acciones, o por un equívoco– caen en manos de las autoridades penitenciarias (o sea de los políticos y funcionarios a cargo del sistema penitenciario) son muy vulnerables.  De hecho, al estar bajo la custodia de la Administración, los presos dependen completamente de las autoridades para su seguridad, su salud y demás.

Aquí y en casi todo el mundo (mira Prison Break, Vis a vis, o Presunto culpable) las cárceles son lugares de horrible degradación humana.  Y si bien es cierto que muchos presos son criminales curtidos, lo cierto es que son seres humanos y muchos de esos seres humanos encarcelados están ahí por error, injustamente, por mala suerte, por venganzas, o porque grupos de interés criminalizan conductas que no deberían ser delito.

La única razón por la que se justifica el gobierno es para que garantice la seguridad y la justicia de todos por igual; y todo lo demás no es más que la administración de privilegios para grupos de interés.  ¿Habrá justicia para García, Castañeda y otras víctimas de la negligencia de los políticos y funcionarios (en el Ejecutivo y en el Judicial) que están a cargo de la seguridad y la salud de los reos?

Columna publicada en elPeriódicoy la ilustración la tomé de aquí.


27
May 14

“Gobernar es gravar para gastar”, confirmado

10411373_678343885569414_2825399352704920960_n

No es cierto que los chapines no paguemos impuestos.  Tu los pagas porque antes de que te den tu cheque de fin de mes, lo de los impuestos ya va descontado; ni siquiera llegas a ver ese dinero, te lo quitan y ya.  Los ricos pagan porque ¿de dónde saldría para los sueldos de los pipoldermos y de su burocrácia parasitaria si no fuera de ahí? ¿De dónde saldría para comprar medicinas vencidas, fertilizantes sobrevalorados, uniformes y cámaras de emergencia, viajes, dádivas y otros desatinos que cometen los administradores del presupuesto? ¡Hasta los que no están conscientes de que pagan impuestos, pagan!  Lo pagan con desempleo porque el dinero que se desvía al sector coercitivo de la economía, por medio de impuestos, no se usa en inversiones productivas.  Todo el desperdicio que no se cubre con impuestos lo pagamos todos los habitantes del país…si no es con impuestos, lo pagamos con endeudamiento (que luego se paga con impuestos), o con inflación que es un impuesto escondido.

Por eso es que mi cuate, Osvaldo Schenone dice que gobernar es gravar para gastar.  Y si te hacía falta una prueba más ahora resulta que El Ministro de Gobernación anunció que junto con la cartera de Finanzas Públicas está planeando la imposición de un nuevo tributo sobre los guatemaltecos, cuyos ingresos irían enfocados a fortalecer el tema de seguridad.   Nuestro cálculo es que debe de ir en Q3 mil 500 millones a Q4 mil millones, dijo el funcionario.

Es un hecho que todo el dineral que los pipoldermos han recibido en impuestos y mediante endeudamiento se lo han gastado en otras cosas; que no son seguridad, ni justicia que es para lo que fueron electos, en primer lugar.  Es un hecho que han priorizado otras cosas.  Porque si hay dinero para otras cosas, pero no para seguridad, ni para justicia.

Es inadmisible que los pipoldermos quieran expoliar más a los guatemaltecos.   Es inadmisible que pidan más dinero si antes no cumplen con:

1. Eliminar todas las partidas presupuestarias que constituyen privilegios o transferencias de riqueza para grupos de interés particulares.

2. Eliminar todo desperdicio, malgasto y adquisición arbitraria en la administración pública.

3. Reducir la corrupción, por lo menos de modo que lo percibamos los tributarios y los electores.

La foto la tomé de Taxation is Theft.


25
Oct 13

Juegos mecánicos y estatismo

A la edad de seis años mi hermana se cayó del Ratón loco; y quedó colgada en el tercer nivel. Hubo momentos de tensión mientras unas personas escalaron aquella montaña rusa y la rescataron antes de que los carros dieran otra vuelta y la arrollaran. Mi hermana fue bajada con una gravísima herida en la frente y fue llevada del Parque de la Industria a un hospital. Para su curación requirió de varias intervenciones quirúrgicas y ¡todo salió rebien!

Desde entonces les tengo respeto a los juegos mecánicos; ¡pero me encantan las montañas rusas! Una vez, convencí a mi hermana de que no les tuviera miedo y, valientemente, se subió a la que había en el zoológico La Aurora. Me he gozado mucho la de Xetulul, y la Texas Giant que es de madera y su sonido es fascinante. La última vez que me encaramé a una rueda de Chicago fue en Sumpango; y prometo… juro… solemnemente… que nunca más. ¡Qué mareo más espantoso!

Cuento aquello porque me dio tristeza la muerte de dos personas, ocurrida al desprenderse el carro de una montaña rusa en Xela. ¡Qué pena! ¿Sabes qué me perturba mucho? Que el estatismo induzca a la gente a confiar en que los políticos y sus funcionarios van a velar por la seguridad de los juegos mecánicos. ¿Así como velan por la seguridad del transporte colectivo, o por la calidad de la educación? ¿Por qué es que la gente, que sabe que los políticos y funcionarios son ineptos y venales, insiste en que deberían ocuparse de cosas importantes? ¿Por qué es que la gente abdica a su responsabilidad?

Hay parques de diversiones establecidos con elevadísmos niveles de seguridad, porque tiene una reputación que cuidar y porque sus directivos, ejecutivos y colaboradores tienen elevados niveles de ética y de responsabilidad. Pero… en otras partes no es así. ¿Qué estándares de seguridad tienen las ferias que andan por ahí? ¿Viste la foto (en Siglo 21) de una rueda de Chicago, en Mixco, cuyas bases están colocadas en troncos de madera improvisados? ¿De verdad confías en los inspectores de las municipalidades? ¡Nada sustituye a la responsabilidad individual y al buen juicio!… y menos los funcionarios que tú ya sabes.

Columna publicada en El Periódico.


19
Ene 12

¿Usarás tu cinturón de seguridad?


Y tu…¿usarás tu cinturón de seguridad?

Gracias a mi cuate, Aeon, por la pista.


25
Mar 11

Un mundo nos vigila…incluso a Zury

Zury Ríos, diputada y precandidata presidencial, encontró una cámara de vídeo a pocos metros de su residencia.  La misma tiene un zoom de 250 y puede grabar hasta números de placas de automóviles.  Nadie sabe quién mando a poner la cámara y el Ministerio de Gobernación y Tu Muni dicen que no saben de dónde vino.  Se supone que es una empresa privada que está haciendo pruebas…empero…¿puede una empresa cualquiera poner cámaras en la ciudad sin pedir permiso ni avisarles a las autoridades encargadas de la seguridad ciudadana y de la administración de la urbe?

He visto esas cámaras.  Una de ellas está en el crucero de la Calle Real de la Villa de Guadalupe y 12 avenida de la zona 10.

¿Quién podrá poner cámaras sin que lo sepan el Ministerio de Gobernación y Tu Muni?  He oído que hay embajadas que ponen cámaras muy poderosas en sus calles aledañas pero Zury vive en la zona 15 y la cámara que yo ví está en la zona 10.  Así que a saber.  ¿Cabe la posibilidad de que el Ministerio del Interior y el Palacio de la loba estén mintiendo?  Saber.

¿Será que un mundo nos vigila y las autoridades no saben quién es?  Saber.


02
Mar 11

Atinada decisión de los jueces

La Asociación de Jueces y Magistrados rechazó la intervención de la Comición Internacional contra la Impunidad en Guatemala en la elaborción de un plan de emergencia para darles seguridad a los operadores de justicia.  Carlos Aguilar, presidente de la Asociación, indicó que no es prudente aceptar la colaboración del ente internacional, ya que en algunos casos judiciales la CICIG es acusadora y tiene a su cargo investigaciones penales que se ventilan en los tribunales.  Por su parte, Juan Ramón Lau, secretario de la Asociación de Trabajadores del Organismo Judicial, expuso que la seguridad de jueces y personal judicial debe ser una obligación del Ministerio de Gobernación, y no de la Cicig.

Muy atinado lo advertido por la Asociación de jueces ya que, ciertamente, no es prudente que la seguridad de los operadores de justicia dependa de una entidad que es parte en los procesos que tienen que resolver.  Muy atinado, también, lo advertido por la Asociación de Trabajadores del Organismo Judicial ya que el Ministerio de Gobernación es el llamado a ofrecer seguridad ciudadana.

Desde siempre, desde que se discutía la nonata Comisión Internacional de Cuerpos Ilegales y Aparatos Clandestinos de Seguridad, yo advertía que no era buena idea que los guatemaltecos abdicáran a su responsabilidad de eliminar la impunidad y la ausencia de estado de derecho.  Mi oposición a la CICIACS y a la CICIG siempre se ha basado en que es muy desatinado entregarles a otros la responsabilidad de resovler nuestros problemas.

Por eso celebro que esté pasando ya aquella etapa nefasta en la que se hacía lo que la CICIG quería y en la que a la Comisión se le permitía actuar como un tractor que pasaba sobre lo que fuera y sobre quien fuera, sin más discusiones; y que ni los jueces están dispuestos a depender de ella, ni los trabajadores del Organismo Judicial le condonen al Ministerio de Gobernación lo que es su más harta obligación.

¿Será que estamos madurando?

La caricatura es del genial Fo, de Prensa Libre.


21
Ene 10

La peor forma de ayudar a los haitianos

Ya apareció mi amigo, David, en Puerto Principe. Su casa se desplomó y está viviendo en su oficina; si hubiera estado en su residencia, durante el terremoto, ahora no estuviera contando la historia. El sismo lo agarró en una calle comercial y vio como colapsaban muchos edificios.


Mientras tanto, los haitianos están sufriendo lo indecible y necesitan -inmediatamente- toda la ayuda que pueda enviárseles. En el mediano plazo, también necesitarán mucha ayuda para levantar cabeza. Empero, si esa ayuda sigue, sigue y sigue, sin que los haitianos tomen el control de sus vidas, de su sociedad y de su destino; sin que los haitianos hagan de la suya una sociedad más rica y por lo tanto más segura, allá están condenados.

Si el futuro de los haitianos va a depender de la ayuda, están perdidos.

Vea usted esta gráfica. En el eje X se muestra el ingreso por persona, ajustado a la inflación; en tanto que el eje Y muestra la ayuda exterior recibida por persona en dólares actuales. Hay tres países ahí: Haití (en amarillo), Tanzania (en azul) y Hong Kong (en rojo); este último para hacer el contraste. Haga usted clic en Play, y verá como ha evolucionado la relación entre los ejes X e Y entre 1960 y 2007. Mientras más vertical y hacia la izquierda es la evolución de las gráficas, más se hace evidente que no hay correlación positiva alguna entre el crecimiento de la ayuda exterior recibida y el ingreso de las personas, ni en Haití, ni en Tanzania.

Ahora vea lo que ha ocurrido con Hong Kong y su gráfica roja. El ingreso de las personas ha crecido, crecido y crecido; en tanto que el monto de la ayuda exterior recibida se ha mantenido estable.

La ayuda exterior es vital durante una emergencia; pero es irrelevante y hasta puede ser nefasta para mejorar el nivel de vida de las personas. Los Haitianos sólo tendrán una sociedad rica y segura cuando establezcan:

1. Derechos de propiedad para todos.
2. Libertades civiles y derechos individuales iguales para todos.
3.Un gobierno que proteja los derechos de todos.
4. Impuestos bajos, transparentes y predecibles.
5. Un sistema monetario no inflacionario.
6. Libertad de intercambio.
7. Políticas que no sean envidiosas contra aquellos que son empresarialmente exitosos.

Por cierto que usted, como yo, quizás sienta recelo de enviar su ayuda a los haitianos por medio de la Coordinadora Nacional de Desastres, la Organización de las Naciones Unidas, o por cualquier otro medio que involucre a políticos y burócratas directamente. He aquí una buena opción: The Human Rights Foundation y el actor Kelsey Gammer, han establecido un fondo generoso.


06
Ene 10

Cuando la seguridad importa mucho

Más de una semana después del atentado fallido en un vuelo de Detroit, Estados Unidos de América, las aerolíneas que operan en el Aeropuerto La Aurora, de la ciudad de Guatemala, incrementaron sus medidas de seguridad. Dentro de los aviones, las compañías aéreas no permiten que se toque el equipaje durante el trayecto, y les impiden, a los pasajeros, levantarse durante la hora previa al aterrizaje. Además son aplicadas las medidas que la Administración de Seguridad en el Transporte de EUA dictó después del atentado fracasado.


La palabra técnica para todo eso, sin embargo, es bullshit. El presidente Barack Obama dijo que su gobierno tenía suficiente información para impedir el intento de atentado a un avión en Navidad; pero las agencias de inteligencia no lograron vincular los datos. Stephen Flyn, en The Washington Post, expone cinco mitos acerca de la seguridad y el terrorismo:

1. El terrorismo es la amenaza más grave para los estadounidenses.
2. Cuando se trata de prevenir el terrorismo, la mejor defensa es una buena ofensiva.
3. Controlar mejor las fronteras es esencial para la seguridad.
4. Invertir en mejor tecnología es clave para una mejor seguridad.
5. Los ciudadanos comunes no son efectivos contra el terrorismo.

Gracias a mi amigo Constantino por la pista.

13
Dic 09

¿Tiene límite el canallismo?

Alvaro San Nicolás Colom amenazó con despedir policías, médicos y maestros si no es aprobada el alza a los impuestos con la que quiere castigar a los guatemaltecos, conocida como Paquetesigan robando, o El paquetazo de la corrupción.

Lo que indigna por irresponsable, malintencionado y canalla es que si a San Nicolás se le ocurre que hay que hacer recortes en el presupuesto, con lo que amenaza es con hacerlos donde no debería: en seguridad, salud y educación. ¡Vea usted que hijos de la chirigua son esta gente! ¿Por qué no recortan en viajes? ¿Por qué no recortan en cosas innecesarias? ¿Por qué no dejan de robar, de maladministrar y de desperdiciar? ¿Por qué no mejoran la recaudación? ¿Por qué no eliminan las aduanas? ¿Por qué no eliminan del presupuesto a los numerosos grupos de interés que viven de la teta del Ministerio de Finanzas?
Yo digo que una de dos: ¿O los pipoldermos creen que los electores y tributarios somos babosos; o ellos se pasan de vivos y de canallas?