12
May 14

¿Se acerca el nuevo colapso de El Mirador y del reino Kan?

luis-figueroa-el-mirador

¿Se acerca el nuevo colapso de El Mirador y del reino Kan?  Lo que empezó como un trabajo para mejorar los senderos peatonales que llevan al El Mirador —antigua capital del reino Kan— se convirtió en preocupación para pobladores dela aldea  Carmelita,  en  Petén, y para arqueólogos y promotores de turismo, al descubrir que la brecha, proyectada con dos metros de ancho, llegó a tener hasta siete metros en ciertas áreas, pese a ser de uso peatonal y de las mulas.

Visité El Mirador en 2005 en compañía de mi sobrino que tenía 10 años y 4 amigos más.  Nos tomó dos días llegar gracias a un patacho de 12 mulas y un equipazo integrado por Darwin, el guía; Gladys, la cocindera, un ayudante y dos muleros.  Fue una hermosa y grande aventura en la selva, que siempre voy a recordar con respeto y cariño.

Cuando la gente me pregunta le digo: Ve ahora, antes de que todo aquello desaparezca y sea estropeado.  Detesto pensar que esa sea una posibilidad; pero cuando leo noticias como la de arriba me da rabia y me pregunto que qué será de El Mirador si esas cosas siguen ocurriendo.

En la foto se ve nuestro campamento en El Tintal.  Estoy en la mesa y al lado izquierdo están mis amigas Ami y Hue yin; al lado derecho se ven las carpas que usamos y algunas de las mulas que cargaban con los bártulos.


12
May 14

Alboroto en San Juan La Laguna

Imagen de previsualización de YouTube

Vecinos de San Juan La Laguna, Sololá, andan alborotados porque  casi un centenar de judíos ultraortodoxos que se ha asentado en aquella población.  Para quienes no lo saben, San Juan es una población  mayoritariamente maya de las étnias quiché y tzutujil, ubicada en el suroccidente del lago de Atitlán.

¿Qué les incomoda a los habitantes de San Juan?

El párroco  católico de San Juan se mostró  prudente y sólo comentó que sí ha visto a los llamados judíos ortodoxos, pero ignora si hay algún malestar.  ¿Se habrá enterado por la entrevista que le hicieron?  Sin embargo, el pastor de otra iglesia cristiana fue más audaz y dijo que aunque no les ha hablado, vienen a confundir a la población, porque están desviando el verdadero concepto de Dios.  Un poblador de San Juan dijo que la comunidad sanjuanera teme perder su identidad.

A los quichés y tzutujiles de San Juan les incomoda que los nuevos vecinos se vistan de negro, tengan muchos hijos y que sean hoscos.  La gente desconfía de ellos y los acusan de que no hablan con nadie. Les causa extranñeza que se bañen desnudos en el lago -de acuerdo con una tradición ancestral suya-  y no les agrada que regateen por los precios en las tiendas.  Todo aquello ha ocasionado que los nuevos vecinos sean víctimas de insultos y de discriminaciones racial y religiosa.  A los nuevos vecinos, los habitantes de San Juan también los acusan de no ser higiénicos.

El hecho es que son distintos.

Los nuevos vecinos de aquella población que es mayoritariamente quiché y tzutujil son perseguidos en otros países porque no envían a sus hijos a las escuelas -y puede que me equivoque-; pero viniendo de Canadá la acusación, sospecho que el cuco es que no envían a sus hijos a las escuelas del estado, ni cumplen con las exigencias estatistas al respecto.

Se les acusa, también, de usar la vara para corregir a los niños; pero…ese uso de la vara, ¿no es, también, una práctica aceptada en ciertas iglesias cristianas?  En la Biblia, en  Proverbios 23, 13 14 se lee: No ahorres la corrección al joven, no morirá porque le castigues con la vara. Golpéale con la vara, y librarás su vida del abismo. No soy un entusiasta de los castigos físicos; pero…estos detalles llaman a la meditación, ¿o no?

¿Por qué me llamó la atención este tema? Porque siempre me inquieta lo rápidas que son las personas para desconfiar, criticar y perseguir a los que son diferentes en todos los tiempos y en todas las culturas.  Y porque ayer ver una peli que creo que también invita a meditar.  Estamos acostumbrados a pensar que la persecución contra los judíos, en la Europa de la II Guerra Mundial, fue cosa de los Nazis, y de los alemanes; pero ahí está que no.  Los franceses, por ejemplo, también hicieron su parte en el holocausto.   Sospecho que cualquier pueblo puede hacer cosas horribles a causa de los prejuicios, la ignorancia y el fanatismo.

La peli es La llave de Sara y puedes verla aquí.


07
Mar 14

Nuestra civilización se “mal acostumbró”

civilizacion-luis-figueroa

Durante siglos, los agricultores en los valles andinos –ecosistemas muy frágiles– han observado el comportamiento de animales y plantas para saber qué cultivos sembrar y cuándo. Los agricultores que se guían por sus observaciones de la naturaleza, han reducido hasta en un 40 por ciento sus pérdidas económicas relacionadas con el cambio climático. De esto me enteré el miércoles por El periódico.

Esto no debería sorprendernos en estas latitudes, porque sabemos que el Calendario Maya está íntimamente relacionado con el ciclo del maíz y con observaciones astronómicas precisas. Igualmente, los antiguos egipcios basaban su calendario en la observación de los ciclos del río Nilo, cuya inundación convertía las tierras desérticas en campos fértiles para los cultivos.

Las antiguas civilizaciones y culturas no perdían detalle de sus entornos, y sabían que en medio de los ciclos constantes había cambios. Cambios de corto plazo y cambios de largo plazo. Y por eso, como los agricultores andinos, nunca dejaban de observar para entender qué es lo que estaba ocurriendo y para adaptar sus prácticas –no solo agrícolas, sino sociales– a los cambios. La precariedad de sus economías los obligaba a no perder detalles y a siempre estar alertas en las observaciones.

En otro contexto, nuestra civilización se mal acostumbró a la estabilidad y a la abundancia que trajeron el capitalismo, la revolución industrial, la ciencia y la tecnología. Nuestra civilización se obsesionó con la seguridad y la estabilidad. Olvidó que la escasez y el cambio constante han acompañado a la humanidad durante toda su existencia. Se engañó y olvidó que el dinamismo es lo que caracteriza al universo, y se apoltronó en la inmovilidad. Por eso es que mucha gente cree que hay que combatir el cambio climático y, peor aún, mucha gente cree que es responsable del cambio climático. Hay un caveat; pero de eso me ocuparé en otra ocasión.

¡Más saben los agricultores andinos!, que observan los cambios y se adaptan a ellos para tener éxito. Más sabían los antiguos que los fanáticos de la inmovilidad que paralizan el dinamismo por medio de legislación y de la fuerza.

Columna publicada en El periódico.


14
Feb 14

En el Día del cariño, el amor y la amistad: Rand y los mayas

Corazon-tamal-maya

Hoy, que la mara celebra el Día del cariño, el amor y la amistad, he visto muchos mensajes.  Muchos de ellos ingeniosos, dulces y hasta conmovedores.  Pero dos se llevan las palmas.  El primero es la definición de amor, por mi filósofa favorita, Ayn Rand:

To love is to value. Only a rationally selfish man, a man of self-esteem, is capable of love—because he is the only man capable of holding firm, consistent, uncompromising, unbetrayed values. The man who does not value himself, cannot value anything or anyone. | The Virtue of Selfishness

Y el otro es la imagen que ilustra esta entrada: La clave es que el glifo maya para corazón y el glifo para tamal se ven igual.  ¿Está buenísmo, o no? ¡Gracias a mi cuata Claudia por ponerlo en Facebook!


08
Oct 13

Uaxactún en peligro

060916_luis_figueroa_uaxactun

La ciudad maya de Uaxactún, en Guatemala, es uno de los 15 lugares de Latinoamérica y el Caribe incluidos en la lista 2014 de patrimonio amenazado del World Monuments Funds.

Uaxactún, es un sitio arqueológico precolombino que se encuentra unos 25 kilómetros al norte de Tikal.  Su nombre en la antigüedad era Siaan Ka’an, que quiere decir Nacida del Cielo. Esta ciudad fue habitada desde el período clásico medio ca.  900 a.C.y todo el clásico teniendo su máximo esplendor del 500 al 900 d. C.  Igual que muchas otras ciudades del Clásico, Uaxactún fue abandonada en el inicio del siglo X; siendo cubierta por la jungla, hasta su redescubrimiento en 1930.  Durante el auge del chicle, en las selvas peteneras, los habitantes del área vivían del turismo y de aquel producto.

Estuve en Uaxactún en 2006 en compañía de mi cuata, Lisa; y del ex primer ministro de Estonia, Mart Laar y su esposa.  Es una ciudad encantadora y monumental.  Impresionante no sólo por eso sino por su observatorio astronómico.

El caso del peligro en que se halla Uaxactún llama la atención mediática; pero muchísimos sitios arqueológicos mayas se hallan en situaciones parecidas, o peores.  Cuando viajé a El Perú-Waká y cuando fuí a El Mirador, en el Reino Kan, me impresionó muchísimo la depredación generalizada e impune que hay por allá.

Por eso admiro y respeto mucho esfuerzos como Pacunam que rompen con el modo tradicional de atender los sitios arqueológicos.

En la foto estoy en Uaxactún.


14
Ago 13

Luz entre las escalinatas de Kaminaljuyú

130807_kaminaljuyu_luis_figueroaLa semana pasada anduve por Kaminaljuyú y me sorprendió lo limpio y cuidado que está.  Como están dándole mantenimiento al techo que protege la Acrópolis no pude entrar a esa parte; pero igual fue una visita muy agradable y relajante.

Kaminaljuyú es una ciudad maya que se encuentra en el corazón de la ciudad de Guatemala.  Son visibles sólo unos pocos rincones; pero lo que hay logra transmitir el espíritu de las ciudades mayas.  Creo que la primera vez que fui lo hice con el colegio allá por 1975. En ese tiempo uno podía pasear por los corredores y meterse a los túneles.  Incluso vimos un enterramiento.  Otra vez, allá por 1997 llevé a mis sobrinos y se la pasaron muy  bien.  Y ahora tenía unos cuatro, o cinco años de no ir.  De verdad te recomiendo visitar ese sitio arqueológico.  Es un sitio muy antiguo y tenía una importancia comercial relevante; en parte por su cercanía a sitios productores de obsidiana, y en parte por su ubicación entre las ciudades del norte de Guatemala, y las de la Costa Sur.

El museíto no es la gran cosa y sólo tiene réplicas.  Sin embargo hay fotos del sitio en los años 20 y 30; y una bonita y educativa representación del trabajo de los arqueólogos.


28
May 13

El huipil de Panajachel

130526_huipil_panajachel_luis_figueroa

Hay varias razones por las que yo quería un huipil de Panajachel desde hace ratos.  La primera es que estoy emocionalmente vinculado a es pueblo desde que era chico; la segunda es que me gusta muchísimo el contraste de los colores rojo y azul en el brocado de esta pieza; y la tercera es que me divierten muchísimo las imágenes de los gatos con sus ojos grandes y abiertos.  He visto muchas versiones de huipiles de Panajachel, y algunas incluyen otros colores, así como otras imágenes como aves, personas y perros; pero la mayoría de ellas incluye gatos.   Y mis favoritos son estos con los ojos bien abiertos como pillados en plena travesura.  La cuarta razón es que son difíciles de conseguir porque las mujeres, allá, ya no los producen, ni usan.

De niño, recuerdo haber visto estos textiles en muebles en de mi bisabuela, Mami. Y desde entonces me gustaban los colores y los gatos con los ojos grandes.


22
Feb 13

Energías cósmicas para curar a Hugo Chávez

Hugo Chávez, recibió las energías cósmicas de un ritual maya, por lo que vencerá grandes y pequeños obstáculos de su enfermedad, aseguró  Rigoberta Menchú, que  se encuentra en Carácas junto a otros 20 sabios en un encuentro por la salud de Chávez.

Estoy absolutamente segura que el presidente Hugo Chávez recibió las energías cósmicas, porque la medicina ancestral proviene de lo más profundo de nuestra madre tierra, afirmó la premio Nobel de la Paz  y empresaria del sector farmacéutico. Asimismo, sostuvo que Nicolás Maduro y Hugo Chávez son uno solo, y eso es lo que necesitan no solo los venezolanos, sino todos los pueblos del mundo.

¡Ve pues!  Por ahí hubieran empezado, en vez de tenerlo refrigerado en Cuba.  Me asalta la duda: ¿La doctora Menchú y los 20 sabios vieron a Chávez, o le echaron la energía desde lejos?


02
Feb 13

¡Para celebrar el Día de Ayn Rand!

Hoy es el Día de Ayn Rand; y para celebrarlo uno hace algo que normalmente no haría en otro día de fiesta: Uno se da un obsequio a sí mismo.  Uno aprovecha este día para desafiar cualquier premisa basada en el deber,  y para reafirmar el amor por sus valores, y honrar el principio de que la alegría de vivir es un fin en sí misma.

Me obsequié una cinta de Aguacatán, Huehuetengango, y ahora adorna mi sala.   Estas cintas son unas de las piezas textiles guatemaltecas más fascinantes.  Mide como 3 metros, y fue escogida especialmente para mí por doña Nila.  Fue tejida en telar de cintura y tiene brocado.  Hay quienes dicen que las figuras geométricas de su diseño están relacionadas con la arquitectura de Uxmal y el templo de los tres dinteles, de Chichén Itzá.  Otros opinan que están relacionados con Kukulkán, la serpiente emplumada.  Lo cierto, sin embargo, es que los textiles guatemaltecos se comunican con un lenguaje de colores y diseños ricos y complejos.

Celebro el Día de Ayn Rand con un acto egoísta; y estoy feliz como una perdiz.


22
Dic 12

Oxlajuj Bak´tun. Todo pasó, sin que pasara nada.

¿Sabes qué me hubiera gustado hacer antenoche y ayer en la madrugada? Me hubiera gustado ir a algún lugar como Totonicapán.  Un cuate que anduvo por ahí dice que fue una celebración alegre, con tamales y todo, como son las celebraciones de la gente cuando no tiene encima la presión política, ni la presión de las cámaras.    Me hubiera gustado ver las estrellas en Quiriguá, donde dicen que no hubo festejos oficiales.

¿Dónde no me hubiera gustado estar? Donde hubo falsos juegos de pelota, donde hubo danzas hechizas con oropel, o donde los llamados guías espirituales lo que hicieron fue socarse alrededor del fuego y fumar monte.  Mi amigo, Eduardo, dice que esto último es lo único que vio en Iximché.

En Iximché, por cierto, mi amigo Jorge, tuvo más suerte. El se topó con un altar en el que una gallina había sido sacrificada.  Para los mayas antiguos el derramamiento de sangre era esencial en su vida ritual.  Cada etapa de la vida, cada acto de importancia política o religiosa, cada fin de algún período importante requería de su santificación por medio del derramamiento de sangre.  Cuando era dedicado un edificio, cuando se plantaban las siembras, cuando nacían los niños, cuando se casaban las parejas o cuando los muertos eran enterrados, la sangre era ofrecida para expresar piedad y para convocar a los dioses.  Así nos lo cuentan, en The Blood of Kings, Linda Scheele y Mary Ellen Miller.

No es raro  que los diarios hayan reportado lo artificial, teatral y fingido de las celebraciones del Oxlajuj Bak´tun; pero hayan pasado por alto lo que sí es importante.  No es raro; pero siempre es decepcionante.   En las noticias no se vieron los tamales de Toto, ni la gallina de Iximché; sólo se ve lo que es para turistas, para políticos, para oenegeros y para pánfilos.

La superficialidad está en todas partes.  En un diario, por ejemplo, se confunden las Oxib Xc´ub, las estrellas que para los mayas son las tres piedras de la creación y que se hallan en Orión.  En vez de referirse a Alnitak, Saiph y Rigel; se las confunde con Alnitk, Mintaka y Alnilam, de esa misma constelación.  En un reportaje se confunden los templos de El gran jaguar, en Tikal, con La danta, en El mirador.

Los guías espirituales hablan de una cosmovisión maya; pero se refieren a un dios todopoderoso creador del universo, y rezan el Padre Nuestro.  Y a La madre tierra le piden salud, dinero y amor.  Cabe de todo en ese canasto; y yo sospecho que los verdaderos líderes indígenas estaban en otra parte.

En las celebraciones políticas privó la improvisación.  En Tikal, por ejemplo, no había previsiones, ni infraestructura para evitar daños en los templos que no estaban preparados para recibir muchas visitas al mismo tiempo.  No se cumplió con los horarios, no había información sobre las distintas actividades, y los agentes de seguridad se comportaban como cuando se comporta la mayoría de la gente cuando tiene un poquito de poder.  Los pocos turistas que vinieron, sin embargo, salieron contentos en su mayoría: La experiencia fue muy buena, por conectarse con la civilización maya, dijo una; en tanto que otro se quejó porque nunca supe en qué consistían las ceremonias…nunca nos explicaron.

En fin…como decía mi tía abuela La mamita, todo pasó, sin que pasara nada; o como escribió Raúl de la Horra, si no somos capaces de vivir con coherencia y responsabilidad el mini-Bak’tun que se opera cada día en nuestra existencia, me parece una impostura el ponerse de pronto solemnes y borrachos alrededor de unas fogatas para celebrar algo que acontece cada cinco mil años.

Y en cuanto al fin del mundo…lo de siempre: Las cosas no las hacen como antes.

La foto es por mi amigo, Jorge Jacobs.